VIDEO | “Meada de gato”: Sáenz Peña sólo tiene un chorrito de agua 6 horas por día

142
El "hongo". La cisterna elevada ya no cumple ninguna función, el agua es almacenada directamente en los ductos.

A más de 40 años de la llegada del agua potable a Presidencia Roque Sáenz Peña, y cuando el Gobierno resalta las bondades del demorado Segundo Acueducto del Interior, el problema de abastecimiento de la segunda ciudad de la provincia es cada vez mayor.

El suministro no es constante, sólo se puede acceder al agua unas pocas horas por día, y en esos breves lapsos la presión apenas puede elevarla unos pocos centímetros por encima del nivel del suelo.

Incluso las canillas ubicadas a muy baja altura ofrecen apenas un chorrito que los vecinos grafican como “meada de gato”.

Para sortear este inconveniente, los usuarios se vieron obligados primero a enterrar los tanques de bombeo y, ante la imposibilidad de cargarlos “naturalmente”, pasaron a conectar bombas directamente a la red. Ambas cosas están prohibidas pero no hay otras alternativas.

Uno de los problemas más graves del sistema es la falta de reservorios elevados para almacenar y distribuir el agua por gravedad. Por esto, la tubería del Segundo Acueducto del Interior se convirtió en “depósito” desde donde se introduce por bombeo a la red un volumen de agua insuficiente para satisfacer la demanda.

Si no se toda a la red de cisternas suficientes para almacenar la cantidad necesaria de agua, la única manera de abastecer a las ciudades ubicadas más al oeste, es cerrando las válvulas de ingreso a Sáenz Peña.

No obstante esta situación, el gobernador Jorge Capitanich da por resuelto el problema del agua en esta ciudad y celebró la “llegada” del agua a Charata, 110 kilómetros más allá.

Comentarios

comentarios