Una Feria del Libro kirchnerista: lamentable partidización de un acontecimiento cultural

2597

 

Por Vidal Mario |

Mañana domingo culminará en Resistencia una Feria del Libro de neto corte kircherista. Una Feria del Libro lamentablemente teñida de política partidaria.

Con los autores chaqueños cumpliendo el papel de extras de una película, los roles estelares están a cargo de notorias figuras del kirchnerismo traídas de Buenos Aires a un costo que se presume considerable para el erario público.

Uno de esos “autores invitados”, Hernán Brienza, alguna vez fue presentado así: “Ferviente kirchnerista, participa de actos de la Cámpora, la JP, Unidos y Organizados, y Vatayón militante”.

Al término de las pasadas elecciones presidenciales, en una carta abierta leída por Víctor Hugo Morales por Radio Continental alentó al peronismo a “no regalarle a los adversarios nuestras tristezas”.

Quien leyó esa carta abierta por Radio Continental, Víctor Hugo Morales, es otro de los protagonistas.

Esta noche presentará “Mentir a diario”, con prólogo del ex juez de la Corte, Eugenio Zaffaroni, cuya matrícula de abogado acaba de ser suspendida por el Colegio de Abogados de Buenos Aires “por infringir las normas que regulan la profesión”.

En su libro, el uruguayo va desplazándose por temas como “la persecución a Milagro Sala, la vuelta a las relaciones carnales con Estados Unidos, la resistencia popular, la derogación de facto de la Ley de Medios y el vaciamiento del Estado”.

El otro es Ricardo Forster, autor de “Anomalías kirchneristas”, en el cual asegura que Kirchner “vino a remover las aguas estancadas de la sociedad argentina”.

Es autor, además, de ilustradas frases como “yo no quiero que al gobierno de Macri le vaya bien”.

Integró el gobierno anterior como “Secretario de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional”, con un sueldo de 40.000 pesos mensuales. El decreto 837/2014 por el cual se lo nombró llevaba la firma de Cristina Fernández de Kirchner, Teresa Parodi, y del ex Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich.

Y, si de Capitanich se trata, vale destacar que como ya sucediera en oportunidades anteriores ésta edición de la Feria del Libro Chaqueño y Regional también arrancó oficialmente con la presentación de un libro atribuido a él.

Lo hizo con “Pasión por el Chaco”, octavo libro que presenta el ahora intendente de Resistencia. Uno de los medios periodísticos locales le dio a la obra y a su presentación brillos y características propias de los grandes sucesos culturales.

El poder convierte en escritor incluso a quien no tiene tiempo para escribir.

El Capitanich escritor

La oportunidad es propicia para recordar que Capitanich inició su carrera literaria en enero de 1999, más o menos por el tiempo en que era subsecretario de Proyectos sociales de la Secretaría de Desarrollo Social de la Nación. Su bautismo fue “La Sumergida (Chaco, propuestas para la integración y el crecimiento”.

En dicha obra destacó que la gestión menemista “fue para nuestra economía la más exitosa, en términos de crecimiento de la producción, de todo el siglo XX”.

Ocho años después, en plena campaña por la gobernación, pidió la suspensión de toda propaganda referida al citado libro, alegando que estaba agotado y no era posible reeditarlo.

En enero de 1999 sorprendió con “Federalismo Fiscal y Coparticipación”, que escribió con Axel Kicillof y Mónica Zorrilla.

Dos años después, en el marco de la gran crisis del 2001, presentó otro libro, de 271 páginas, titulado “Investigación sobre el origen y naturaleza de las crisis provinciales”.

Se tomó después un descanso literario de diez años, para reaparecer fuertemente nada menos que con tres libros lanzados casi simultáneamente. Ya era gobernador del Chaco.

En febrero del 2011, lanzó un ensayo histórico titulado “Chaco, el secreto de la Argentina”. En mayo del mismo año hizo lo propio con “Kirchnerismo (Desde las tensiones estructurales hacia la construcción del futuro”. Con prólogo de Amado Boudou, éste libro fue presentado por Felipe Pigna, otro habitual invitado a las actividades culturales organizadas por el gobierno chaqueño.

En agosto, siempre del 2011, lanzó “Chaco, su historia en cifras”, un libro de 580 páginas que escribió con el economista Orlando Ferreres y Marta Barros. Una obra repleta de datos históricos y estadísticas sociales, económicas, financieras, fiscales e institucionales de la provincia que gobernaba.

Apenas seis meses después de ésta última obra, volvió a aparecer en la Feria del Libro de Resistencia de febrero del 2012, donde presentó “Más Estado, Mejor Estado (Principios y estrategias de Gobierno desde la Planificación y la Acción, a la comunicación con la sociedad”.

La Feria del Libro realizada en Resistencia en junio del 2015 una vez más lo tuvo como principal protagonista, a través de “La visión (Nuestro lugar en el mundo)”.

De algún lado también sacó tiempo para escribir el prólogo del libro “Destino Chaco. Desafíos de una gestión”, de Nacho Saife, presentado en junio, y para escribir artículos especiales, generalmente publicados en el diario “Norte”.

Finalmente, el pasado domingo 5, con “Pasión por el Chaco” inauguró la actual edición de la Feria del Libro Chaqueño y Regional que terminará mañana.

Según sus propias confesiones, “Pasión por el Chaco” es el primero de tres libros que presentará a lo largo de este año. Reveló que dos más, uno de los cuales escribió con el ex ministro de Economía, Axel Kicillof, también verán la luz antes que termine este año.

Testaferros literarios

Algunas personas incuban la teoría de que “Coqui” en realidad no es el autor ni de los citados libros ni de los otros cuatro que, aseguró, lanzará este año. No por falta de capacidad sino por carencia de un ingrediente básico en toda creación literaria: tiempo.

Como lo que menos tiene es tiempo, esa gente cree que apela a testaferros literarios.

Si esto último fuera así, no habría por qué asombrarse. Al respecto, sobran los antecedentes similares. Tanto es así que incluso “La razón de mi vida” no fue escrito por Eva Perón sino por el periodista español Manuel Penella de Silva.

Eva explicó la razón de su vida al referido escriba y éste, con los datos que se le dio, elaboró la obra de mayor tiraje hasta entonces en el país. Lo convirtieron en un libro sagrado.

Se imprimieron 1.388.852 ejemplares en los talleres de Peuser y el dueño de dicha editorial, Jacobo Peuser, declaró que la recaudación se depositaba diariamente a la cuenta de Eva Perón.

Por ley 14.126 fue impuesto como texto obligatorio en todos los colegios argentinos, y todas las instituciones debían comprarlo. Al Jockey Club se le prendió fuego después que sus directivos se negaron a comprar cien mil ejemplares.

Como jamás un libro había logrado tamaña circulación, quisieron nominar a su “autora” candidata al Premio Nobel de Literatura. Quienes dirigían la Academia Argentina de Letras fueron expulsados por rechazar la delirante pretensión.

El General también tenía quien le escriba. En los tramos finales de su gobierno contrató a Virgil Gheorghiu, a quien alojó en la residencia presidencial de Olivos. Cuando se produjeron los sucesos de septiembre de 1955, el autor de “La hora veinticinco” y “La segunda oportunidad” aún estaba allí.

De modo que si hoy todavía existen testaferros literarios por ahí, no sería nada nuevo bajo el sol.

Comentarios

comentarios