Ruta 13: Capitanich mandó a “secuestrar” a intendente radical para borrarlo de la inauguración

1040
El intendente Humberto Rodríguez fue borrado de la inauguración de la ruta 13 que Capitanich convirtió en un acto de campaña.

El intendente de Cote Lai, el radical Humberto Rodríguez, llegó al acto de inauguración del primer tramo de la ruta provincial 13, unos minutos antes que el gobernador Jorge Capitanich.

De inmediato, personal de “protocolo” de la Gobernación le informó que antes de la inauguración el Gobernador visitaría las 15 viviendas que están a punto de ser entregadas en su localidad, ubicada a 18 kilómetros.

Los mismos agentes le dijeron ser los encargados de trasladarlo de vuelta hasta ahí. A pesar de estar todo listo para el acto en la ruta 13, con los funcionarios y el público esperando a Capitanich, el intendente accedió.

30 minutos más tarde, mientras esperaba en Cote Lai, recibió un mensaje informándole que ya se había hecho el corte de cintas y estaba en el uso de la palabra el director de Vialidad Provincial: Hugo Varela.

Al plantearle esto al “protocolo”, estos admitieron el “error” y lo “liberaron”.

Rodríguez decidió regresar a Colonia Baranda y pudo sumarse al acto. Llegó a mitad del extenso discurso del Gobernador que ya había convertido la inauguración en un acto de campaña del Frente Todos Chaco, y daba su propia versión del paso a paso de la gestión de la obra, de la que él no había formado parte pero de todos modos se ubicaba en un rol protagónico.

“…y el intendente de Cote Lai, que ahora vamos a ir a ver las viviendas”, improvisó Capitanich al ver que había regresado y tomó su ubicación al no haber una prevista para él.

Más tarde, al visitar las viviendas, admitió que se trató de un “error” suyo y pidió “mil disculpas”. Y como toda explicación, dijo que cuando iba hacia Cote Lai se encontró con el acto en Colonia Baranda, donde le dijeron: “No, no, quédate acá que ya está todo listo”.

La Municipalidad de Cote Lai detalló lo ocurrido para explicar la ausencia del intendente en tan trascental acto, máxime considerando que fue uno de los impulsores de la obra. Y el propio Rodríguez no pareció muy convencido tras las excusas de Capitanich. Para sus colaboradores, se trató de una especie de «secuestro» implementado con la modalidad «cuento del tío».

Comentarios

comentarios