VIDEO | Metieron preso al policía bailarín: la “superioridad” lo castigó por deshonrar la institución

El suboficial Hernán Villalobos se convirtió en una figura la semana pasada cuando se viralizó un video en el que se mostraba bailando en un puesto caminero en medio del monte. En 24 horas fue sumariado y condenado.

24780
La popularidad e imagen positiva del suboficial Villalobos molestó a sus superiores y lo condenaron a diez días de arresto.

La última semana el suboficial Hernán Villalobos, de la División Rural de la Policía del Chaco, fue furor en las redes sociales y recibió aplausos por animarse a bailar para amenizar su guardia en un camino rural de Machagai, en medio del monte.

El policía encuadró la escena con su teléfono celular y filmó una improvisada coreografía al ritmo de una cumbia chaqueña. Cumplida la gracia, compartió el video con sus camaradas y amigos, pero este se virallizó rápidamente a través de las redes sociales.

Villalobos cosechó innumerables elogios por su entusiasmo y por amañárselas para tornas más llevaderas las horas de servicio en un paisaje tan desolado. Pero, como bien dicen que “nunca falta un buey corneta”, no faltaron sus camaradas envidiosos que lo acusaron de mancillar el honor y el uniforme de la Policía provincial.

La popularidad del “policía bailarín” fue tal que sus superiores los sometieron a  un sumario y en tiempo récord lo condenaron a diez días de arresto, los que está cumpliendo en la misma División Rural de Machagai.

Paradójicamente, el suboficial mayor Villalobos fue sancionado por bailar mientras otro policía del Chaco: el cabo Carlos Roberto López, fue detenido por abandonar su auto en el puente General Belgrano con 100 kilos de marihuana y denunciar que en realidad se lo habían robado.

También llama la atención que recibiera una sanción en apenas 24 horas cuando Ricardo Federico Gómez, el policía que asaltó en completo estado de ebriedad y armado con su pistola reglamentaria a una mujer en Presidencia Roque Sáenz Peña, recién fue sancionado después de un año y un mes.

O, sólo para citar otro ejemplo, ni la Policía ni la Justicia logró aún determinar quiénes eran los policías (un hombre y una mujer) que en abril de 2015 se filmaron manteniendo relaciones sexuales en el patrullero PT-196 de la Comisaría Segunda de Barranqueras.

Entonces, el video también corrió como reguero de pólvora pero, según dicen, el sumario sigue en veremos después de tres años porque una de las personas involucradas ostenta alta jerarquía y estaba estrechamente vinculada a un alto funcionario de Seguridad de aquel momento.

En las redes sociales se multiplican las adhesiones y palabras de aliento para el sargento Villalobos y, paralelamente, sus superiores son blanco de críticas y repudio de parte de los usuarios que apelan públicamente y solicitan el levantamiento de la sanción.

Comentarios

comentarios