De mal en peor: piensan crear un impuesto para cubrir el déficit del Insssep

870
Ricardo Bonfiglio, vocal del Insssep, planteó el "financiamiento externo" como la única salida para el Insssep. Capitanich está al tanto.

“El sistema está al borde”, alertó el contador Ricardo Bonfiglio, vocal del Directorio del Insssep y candidato a la reelección en ese cargo, sobre la crisis financiera del organismo previsional del Estado.

La única manera de salir de esta situación es “financiamiento externo”, y amplió: “Hay que crear un nuevo impuesto o afectar alguno que ya existe hasta que la situación mejore”, planteó, e intentando relativizar la cuestión dijo que “no es para siempre, sino por 1, 2 o 3 años, nada más”.

Esta propuesta, según dijo, ya fue puesta a consideración del gobernador Jorge Capitanich, pero requiere del aval legislativo, por lo que el tema entraría en agenda tras las elecciones del próximo domingo.

Como alternativa, Bonfiglio sugiere destinar íntegramente el “Fondo de Salud Púbica” al Insssep, así como en otro momento se afectaron impuestos para la construcción de rutas.

Se trata de la retención del 1,5 por ciento aplicada a los salarios de todos los trabajadores, y justificó la idea en que “los privados también aportan, pero el 90 por ciento de los aportantes son estatales”. Así, naturalmente, se financiaría el Instituto a costa de la salud pública.

“Hagamos como hace Pami”, comparó, y completó; “Si vemos que nos recuperamos y los aumentos salariales vuelven a estar por encima de la inflación y podemos generar un superávit, volvemos a la normalidad”.

“Seamos serios, por lo menos los que representamos a los trabajadores no hagamos demagogia. Decir que vamos a solucionar esto o vamos a eliminar el plus es mentira”, insistió.

Duplicar el porcentaje de aporte

Por otro lado, el presidente del Insssep: Antonio Morante, propone directamente “duplicar el aporte” de los trabajadores, que hoy es del 6 por ciento. “Si no hacemos eso la obra social dejará de existir. Digo esto y me hago cargo”, avisó.

Para él también el problema radica en los bajos salarios que paga el estado, lo que se traduce en pocos ingresos por aporte, mientras el índice inflacionario de los medicamentos se acelera exponencialmente.

 

Comentarios

comentarios