No fue magia: el agua llegó a la canilla de Charata en un camión de combustible

1025
Un camión no habilitado para el transporte de agua sirvió para "cebar" un tramo de la red.

El gobernador Jorge Capitanich, como parte de los festejos por el 107° aniversario de Charata, “dejó habilitado el primer tramo de la obra de distribución local de agua potable para la localidad”, según informó el Gobierno en su sitio oficial.

La “habilitación” de la obra consistió en la apertura de una canilla de PVC, a través de las rejas, de la casa de una vecina. En ese momento, y después de escuchar a un vecino pedir tener “paciencia con los que nos gobiernan”, Capitanich rompió en llantos, emocionado.

“Si no hubiéramos hecho tanto esfuerzo, hoy no tendrían agua”, dijo.

Las imágenes distaban mucho de ser la inauguración más esperada. No hubo más que una canilla y un modesto chorro de agua. No se mostraron las instalaciones de almacenamiento ni de bombeo de la red de distribución.

El presidente del Directorio de Sameep: Leonardo Aguzín, dijo al día siguiente que la red ya está “cargada” y, al cabo de una semana de pruebas hidráulicas, lista para habilitar las conexiones domiciliarias para las que ya se estaban recibiendo solicitudes.

Pero, mientras, se multiplicaban en las redes sociales los testimonios de potenciales usuarios del servicio demostrando que la red de distribución estaba seca y que la obra aún no está concluída.

Entre las imágenes más elocuentes se a un camión cisterna volcando agua a la red a través de una de las cámaras que alojan válvulas de retención, y operando en la misma cisterna de almacenamiento.

Esto demostraría que el agua no llegó a Charata a través del acueducto, sino que fue fletada en camiones para cebar la tubería interna y alimentar “artificialmente” un sector de la red.

Pero lo más llamativo es que se haya utilizado un camión que en algún momento sirvió para el transporte de combustible y aún muestra los colores de la petrolera Shell, a pesar de estar prohibido por la normativa vigente y sea rotundamente desaconsejado por la Organización Mundial de la Salud.

La noche del miércoles, el mismo gobernador Capitanich, entrevistado en C5N, admitió: “No fuimos a inaugurar ningún acueducto”, dijo, algo obvio teniendo en cuenta que aún están en construcción las instalaciones de las nuevas toma de agua y planta potabilizadora en Barranqueras, y que el volumen de agua bombeado en la actualidad no satisface siquiera la demanda de Presidencia Roque Sáenz Peña, por lo que está lejos de llegar a Charata.

El mismo camión operando con bomba y mangueras en la cisterna de almacenamiento de Sameep en Charata.

Comentarios

comentarios