La Defensoría del Pueblo debe ser más que un par de cargos

1313

Por Luis Casas |

La Defensoría del Pueblo fue creada por una necesidad, la de contar con un lugar adonde el ciudadano chaqueño pueda acudir en búsqueda de respuesta y del respaldo necesario ante el silencio de autoridades de otros poderes, muchas veces el silencio es lo que más daña, mucho más que un simple «NO», porque a veces ese NO da motivos para seguir buscando, es a lo que muchos funcionarios temen y por eso callan, es allí donde la Defensoría debe ser la voz del pueblo, esa voz debe hacerse escuchar por los demás poderes pero que a su vez debe ser respetada, por eso hay que destacar el esfuerzo diario que todos los trabajadores que integran la institución deben realizar para que esa voz llegue a ser oída por todos.

En mi paso por la institución, debo destacar la labor de los empleados, quienes migraron de distintos estamentos del Estado, con otros valores y culturas del trabajo gestadas en esos lugares, pero al llegar a la Defensoría lograron darse cuenta de la importancia de este lugar y se pusieron al hombro la labor de hacerlo funcionar, también debo destacar la visión del ex defensor del Pueblo, Gustavo Corregido, de haber sido el iniciador de un camino muy difícil de transitar, con muchos errores y aciertos, normal en una institución recién creada, como así lo fue la Nación Argentina, las provincias y las localidades en sus inicios, pero el verdadero objetivo es que se debe revalorizar la Defensoría y que esta pueda llegar a cada ciudadano, no que él deba ir hacia ella, realizando fuertes inversiones en materia de comunicación, revalorizando la labor del empleado, realizando capacitaciones externas e internas, trabajando de manera conjunta defensor y defensor adjunto, organizando correctamente las áreas con su estructura correspondiente, entre tantas otras más.

No se debe caer en el silencio, como lo supo hacer el defensor Adjunto al entrar en el anonimato durante 4 años, no se debe caer en el silencio, como lo supieron hacer por necesidad y falta de acompañamiento los empleados de la institución, no se debe caer en el silencio, como lo supo hacer el pueblo al no reclamar a legisladores que desde el día 1 cuenten con las nuevas autoridades, no se debe caer en el silencio, porque el silencio no significa nada.

 

Comentarios

comentarios