Ni Kirchner ni Perón: Dylan

1148

El Presidente de la Nación: Alberto Fernández recibió en su despacho al gobernador del Chaco: Jorge Capitanich, para abordar cuestiones que importan a ambos.

Pero no estaban solos: la charla se desarrolló ante la atenta mirada y las orejas paradas de Dylan.

La célebre mascota del jefe de Estado preside el despacho. Su retrato se impone en un sitial habitualmente reservado a próceres o personalidades destacada de la historia política, incluso contemporáneas.

Por ejemplo: el despacho de Capitanich se ornamenta con fotos de Perón y Evita, y de Néstor y Cristina, y una imagen de yeso de la Virgen María.

Alberto prefiere a Dylan, tanto como lazarillo espiritual como para escapadas de finde en helicóptero a la costa.

Más vale Dylan, que mal acompañado.

Comentarios

comentarios