Hallaron huesos humanos enterrados en la embajada del Vaticano en Roma

Obreros que removieron el piso encontraron los restos. Se cree que podrían corresponder a una adolescente hija de un empleado del Vaticano, desaparecida hace 35 años.

1443
La Justicia italiana investiga el hallazgo. Se cree que podrían pertenecer a dos personas.

La tarde del lunes un grupo de obreros que trabajaba en la reposición del piso de un sector de la Embajada del Vaticano en Italia, un edificio ubicado en el centro de Roma, encontraron restos óseos humanos.

El hallazgo rápidamente disparó la hipótesis de que se tratara de Emanuela Orlandi, de 15 años, hija de un empleado del Vaticano desaparecida hace 35 años, y cuyo paradero sigue siendo un enigma tanto para Italia como para la Santa Sede.

«El fiscal jefe de Roma, Giuseppe Pignatone, ha pedido a la Policía Científica y a la Policía de Roma que investiguen la edad, el sexo y la fecha de muerte», según explicó el Vaticano en un comunicado.

Los medios de comunicación italianos dispararon inmediatamente la posibilidad de que estos restos pertenezcan a Emanuela, que desapareció el 22 de junio de 1983 cuando se dirigía a la escuela de música de San Apolinar, en el centro de Roma, sin que desde entonces haya habido noticias sobre su paradero.

«Será importante establecer el sexo, la edad y el período en el que fueron enterrados antes de llegar a cualquier conclusión» explicó el portavoz del Vaticano, Greg Burke.

Ante estas noticias en la prensa italiana también ha reaccionado la familia de Emanuela Orlandi, que a través de su abogada, Laura Sgro, hizo saber que pedirían informaciones a la Fiscalía y a la Santa Sede sobre cómo se han encontrado los huesos y por qué se han relacionado con el caso.

Paralelamente, se analiza la posibilidad de que los restos pertenezcan a dos personas, ya que a pocos metros aparecieron más restos óseos que aún no se verificó si corresponden al mismo esqueleto.

Esto lleva también a sugerir que pueda tratarse de Mirella Gregori, otra joven desaparecida también ese mismo año y de la que nunca se tuvieron noticias.

El caso Orlandi tiene muchos componentes de misterio, ya que en la suerte de la muchacha se cruzan todo tipo de teorías que señalan a mafiosos, a la Iglesia e incluso al turco Ali Agca, que en 1981 atentó contra el papa Juan Pablo II.

En su momento Ali Agca aseguró que las adolescentes habían sido secuestradas y que sólo serían liberadas cuando él recuperara la libertad, pero la hipótesis no fue tomada en cuenta, ya que el terrorista cambiaba permanentemente la versión.

 

Comentarios

comentarios