El Gobierno admite que faltan 700 médicos en Salud Pública

303
La ministra de Salud Pública: Carolina Centena, admitió el déficit de profesionales denunciado por los trabajadores.

Trabajadores de Salud Pública de Chaco llevan años denunciando la escasez de recurso humano en todos los ámbitos del sistema, pero principalmente médicos, un recamo que se amplifica permanentemente con los reclamos de los pacientes que no consiguen atención.

“Calculamos un déficit de 700 médicos, lo que coincide con lo que dicen los trabajadores”, reconoció la ministra de Salud: Carolina Centeno, y contó que el gobernador Jorge Capitanich está al tanto de la situación.

“Este recurso humano es crítico, si no se tiene en determinados lugares no se puede responder a la necesidad diaria, pero fundamentalmente a la urgencia, que es donde se dirime la vida o la muerte”, graficó.

Para resolver la situación, dijo que están abocados a diseñar una convocatoria a concurso de antecedentes y oposición para profesionales de todas las especialidades que hoy se desempeñan en el sector privado y hasta en otras provincias, incluso se planea reincorporar a planta a médicos jubilados y retirados.

Ante esto, aunque tácitamente, apuntó a los profesionales que prefieran desempeñarse en hospitales de los grandes centros urbanos, lo que deja desamparados a zonas más alejadas e inhóspitas.

“No sirven los egoísmos individualistas. Si soy del Perrando tengo una realidad, pero si administro una Región Sanitaria con 3 o 4 hospitales de baja complejidad y sin médicos, la realidad es otra”, describió. Y precisó que “mientras en el Perrando hay 200 o 300 médicos, en Misión Nueva Pompeya hay una médica radicada y una part time, y 3 en El Sauzalito.

Para ella, incide la falta de vocación, porque no se trata solamente de una cuestión económica, algo que entiende que ya está demostrado porque el Gobierno ofreció vacantes con “salarios adecuados y fueron rechazadas”.

El cometido de corregir el déficit de profesionales no parece sencillo cuando médicos y trabajadores precarizados de todas las áreas con más de 10 años de antigüedad reclaman su incorporación a planta pero el Gobierno dilata el reconocimiento por falta de presupuesto.

Comentarios

comentarios