El papa Francisco condenó el terrorismo y la corrupción en el Vía Crucis en Roma

Durante la tradicional ceremonia al pie del Coliseo romano, el Sumo Pontífice evocó las cruces que azotan nuestro tiempo como el terrorismo, las armas, los corruptos y los destructores del ambiente.

1634

 

En el tradicional Vía Crucis en el Coliseo -sitio donde los cristianos fueron martirizados durante el Imperio romano-, el papa Francisco evocó hoy las tantas cruces que azotan nuestro tiempo. Denunció el fundamentalismo, el terrorismo, los vendedores de armas que alimentan las guerras, así como los corruptos, los «destructores» del ambiente, el «silencio infame» ante la barbarie de hoy y «nuestra conciencia insensible y anestesiada» ante el drama de los inmigrantes.

Y volvió a llamar la atención sobre los perseguidos, los refugiados, los ancianos abandonados, los discapacitados, los niños desnutridos y los «descartados por nuestro egoista e hipócrita sociedad».

«Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo alzada en nuestras hermanas y hermanos asesinados, quemados vivos, degollados y decapitados por las bárbaras espadas y el silencio infame. Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los rostros de los niños, de las mujeres y de las personas extenuadas y amedrentadas que huyen de las guerras y de la violencia, y que con frecuencia sólo encuentran la muerte y a tantos Pilatos que se lavan las manos», clamó el Papa, en una oración vibrante, que pronunció al terminar el Vía Crucis, el rito principal del Viernes Santo, que recuerda la pasión y muerte de Jesús.

En la plegaria, Francisco recordó que” la cruz de Cristo es a la vez símbolo del amor divino y de la injusticia humana». Y como ya había hecho ayer, cuando le lavó los pies a refugiados de un centro de acogida de las afueras de Roma, no pudo no aludir a los atentados de Bruselas. «Oh Cruz de Cristo, aún hoy te seguimos viendo en los fundamentalismos y en el terrorismo de los seguidores de cierta religión que profanan el nombre de Dios y lo utilizan para justificar su inaudita violencia», dijo

Comentarios

comentarios