Orejas de burro: el Ministerio de Educación se declaró independiente de la historia

339
Entre las historias previas a la Declaración de la Independencia, el Ministerio de Educación cuenta el encuentro entre San Martín y Bolívar que todavía no había ocurrido.

El Ministerio de Educación, Cultura, Ciencia y Tecnología de la Provincia del Chaco conmemoró el Día de la Independencia de una manera insólita: contando cómo llegamos al 9 de julio de 1816, pero sin mencionar, ni mínimamente, a los próceres de la revolución de mayo, las campañas libertadoras de los generales Juan Manuel Belgrano y José de San Martín, ni a Martín Miguel de Güemes, ni al Congreso ni a la “casita” de Tucumán, ni a ninguno de los congresales.

La cartera encabezada por Daniela Torrente le dedicó 2 capítulos de su “audiocalendario” a la Declaración de la Independencia Argentina: uno referido a la revolución de los esclavos en Haití, ocurrida a fines del siglo 18, y el otro a la rebelión liderada por José Gabriel Condorcanqui: Túpac Amaru II, en Perú, a quien, de paso, le atribuyó erróneamente la creación de la Wiphala.

Bajo el título: “Historias que nos llevaron a nuestra independencia”, el Ministerio dice que “Argentina no estaba sola”, sino que iba siguiendo los pasos de las revoluciones que ya se habían dado en el continente.

Sin escatimar libre interpretación, ilustra lo de Haití con la Casa de Tucumán, sede del primer congreso patrio; y lo de Túpac Amaru, con el encuentro de los libertadores San Martín y Simón Bolívar en Guayaquil, que ocurrió recién 6 años y 17 días después del 9 de julio de 1816.

Y, para redondear, informa que los relatos están basados en el libro “1810”, de Felipe Pigna. Ergo: el Ministerio de Educación de la provincia “pionera en educación digital”, es incapaz de guglear o, presencialmente hablando: abrir un manual y procurarse su propio contenido para conmemorar tan significativo acontecimiento.

Comentarios

comentarios