Crimen de Araceli: detuvieron a un vecino sindicado como el principal sospechoso

David Fleita, de 22 años, fue acusado por otro de los detenidos de haberle vendido el teléfono de Araceli y otros bienes faltantes en la casa. En su poder tenía ropa ensangrentada. Dos hombres fueron liberados y ahora son tres los implicados en el caso.

4324

La investigación del crimen de Araceli González, de 18 años, degollada el 23 de febrero, en su casa de Barranqueras, dio un giro: la fiscal Daniela Meiriño ordenó liberar a dos de los cuatro detenidos: Ezequiel Mario Cuenca y Roque Nicolás Domínguez, y detener a David Daniel Fleita, ahora señalado como el principal sospechoso.

En un primer momento había sido detenido Mario Guerra, el padrastro de Araceli, cuando las pericias demostraron que había sido asesinada con un cuchillo de unos 30 centímetros de hoja. Él había admitido que faltaba de su casa una pieza similar que utilizaba habitualmente en el frigorífico CTC, donde él y la madre de Araceli trabajan. Pero fue liberado al día siguiente.

Fleita, de 22 años, se domicilia a una cuadra de la casa donde ocurrió el crimen, sobre la calle Obligado, en Barranqueras, y es allegado de Mario Guerra, el padrastro de Araceli.

Cuenca y Domínguez eran señalados como encubridores pero, al parecer, la investigación no arrojó elementos que los vincularan con el hecho.

Mientras tanto, Jorge Daniel “El Gordo” Ujfalusi, que había sido detenido en La Rubita al pretender utilizar el teléfono de la víctima, dijo que le había comprado el aparato a Fleita, quien además le vendió a precio vio una motosierra que había desaparecido de la escena del crimen.

Esto llevó a la fiscal a ordenar la detención de Fleita, la que se produjo durante un allanamiento en el que los policías hallaron además una campera, un pantalón corto, remeras y zapatillas con manchas de sangre. Los investigadores creen que algunas pudo haber vestido al momento del crimen y otras pudieron haberse manchado al intentar ocultar las primeras.

Además del recientemente arrestado Fleita, y Ujfalusi, está detenido “Tony”, como se conoce a José Rafael Alarcón, un albañil también conocido de Guerra, domiciliado en el mismo barrio. Según el abogado de este último, no hay elementos para mantenerlo en prisión, ya que tiene cabalmente acreditado que ese día, entre las 4.30 y las 7, lapso en el que habría sido cometido el femicidio se encontraba en su casa, alistándose para ir a su lugar de trabajo, al que llegó a las 7.30, aproximadamente.

 

 

Comentarios

comentarios