Capitanich rompió con Peppo: llamó a los diputados a no dar quórum y a rechazar la reforma previsional

El intendente de Resistencia pidió a los diputados que no se presten a “la maniobra de Macri” y “la complicidad de los gobernadores”. “¿Hay rendición incondicional?”, le preguntó a los legisladores.

39872
Capitanich salió abiertamente a oponerse a la reforma previsional que Peppo espera que se apruebe el lunes.

El intendente de Resistencia: Jorge Capitanich, salió a todo o nada a contradecir al gobernador Domingo Peppo. La reforma previsional que el Gobierno provincial acordó con la Nación en el marco de la firma del nuevo pacto fiscal, los enfrentó definitivamente.

Peppo participó el viernes de la reunión con el presidente Mauricio Macri y otros gobernadores justicialistas y de Cambiemos, junto a diputados nacionales, entre ellos Elda Pértile. El objetivo del encuentro fue encontrar una alternativa para atenuar el impacto del cambio de fórmula para el cálculo de las jubilaciones, principal cuestionamiento de la oposición al proyecto del gobierno.

El resultado fue la instrumentación de un bono para el 70 por ciento de los jubilados y pensionados, y para la totalidad de los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo, para que compensar el recorte que se dará durante la transición entre fórmulas.

Al salir de la reunión, Peppo dijo que con el bono, que contó que fue propuesto por los legisladores y gobernadores justicialistas, “los jubilados no perderán plata, sino todo lo contrario”.

Por esto, consideró que están dadas las condiciones para la aprobación del proyecto en la sesión especial del lunes, convocada tras el fracaso de la del jueves, con disturbios no sólo en la calle sino dentro del recinto del Congreso.

“Tenemos que buscar la mayoría para aprobar esta ley porque de otro modo el pacto fiscal se descalzaría y sería letra muerta”, dijo Peppo, y añadió los beneficios que obtendría la provincia con el pacto, principalmente la devolución del 15 por ciento de coparticipación retenido por el gobierno de Cristina Fernández desde 2008 hasta la finalización de su mandato, y la compensación del déficit del Insssep, que también estaba pendiente.

Estos aspectos fueron destacados como significativos beneficios para el Chaco nada menos que por el vicegobernador Daniel Capitanich, hermano del intendente, que encabezó las negociaciones con la Nación y firmó el pacto. A él se sumó en la última semana el diputado provincial Juan Manuel Pedrini, acérrimo coquista y detractor del Gobierno nacional.

Sin embargo, mientras Peppo aboga para que la sesión del lunes reúna el quórum y apruebe la reforma previsional, Jorge Capitanich llamó a los diputados nacionales del Frente Chaco Merece Más a no asistir a la sesión y a votar en contra, en caso de que el oficialismo lograra quórum.

“En nombre de nuestro espacio, de nuestros votantes, de nuestros militantes, de los jubilados, y demás tributarios de derechos sociales, le pido a nuestros diputados nacionales, que no se presten a la maniobra del gobierno de Macri que extorsiona a los gobernadores”, dijo Capitanich, y dictó: “Le pido a nuestros diputados nacionales del FChMM, NO den quórum, y si el gobierno logra obtener quórum, deben votar en contra de la Reforma Previsional”.

Al fundamentar su postura contraria a la del Gobernador, el intendente dijo que “la Reforma Previsional perjudicará a más de 500 mil chaqueños, por lo ingresaran a nuestra provincia cerca de 3000 millones de pesos menos, lo cual afectará ingresos tributarios y afectará la venta de comercios”.

“¡La compensación que proponen es una burla!”, denunció. Y siguió: “Blanquearon plata de sus amigos y los recursos recibidos no lo distribuyeron por coparticipación. Una estafa a las provincias y municipios. El año pasado nos perjudicaron con el reintegro del 15 por ciento de coparticipación para beneficiar a Rodríguez Larreta, ahora hacen todo esto para perjudicar a 17 millones de argentinos para beneficiar a Vidal, con la complicidad de muchos Gobernadores”, dijo, aún sin mencionar a Peppo.

“¿Seguirán perteneciendo a nuestro espacio, o hay rendición incondicional?”, inquirió, aunque tácitamente, a los diputados Juan Mosqueda y a su exseguidora Elda Pértile, que en la frustrada sesión del jueves contribuyeron al quórum. “Había varios más de 129”, había dicho ella, y justificó: “Bajamos al recinto porque nuestra obligación como diputados es sesionar”. En frente, Lucila Masín y Analía Rach Quiroga, siguen en el Frente Para la Victoria y adhieren al dictado del intendente.

Para rematar, Capitanich exclamó: “¡La dignidad no se negocia y el hambre no se tolera! ¡Solo el pueblo salvará al pueblo!”.

 

 

 

Comentarios

comentarios