Capitanich dice que vive con lo puesto: Lo único que me pueden embargar es el sueldo

El intendente dijo que apenas tiene unos pocos recursos que le quedaron. Que vive en una casa prestada y no tiene auto. Acusó a Clarín y a la Justicia de buscar su “muerte civil” para dejarlo en la calle pidiendo limosna.

48946

La Justicia confirmó el procesamiento del intendente de Resistencia, Jorge Capitanich, en la causa Fútbol para Todos, por la responsabilidad que le cupo en el manejo de los fondos del contrato con la AFA en el tiempo en que se desempeñó como jefe de Gabinete durante la presidencia de Cristina Fernández.

Con Capitanich, fueron procesados el también ex jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el ex presidente de la AFA, Luis Segura. Mientras, se dictó la falta de mérito para el senador Juan Manuel Abal Medina, que también ejerciera la jefatura de Gabinete durante la vigencia del contrato.

Para Capitanich, su procesamiento “es un invento de la Justicia, que la maneja Clarín, una maniobra para quedarse con el fútbol”. Y siguió: “Estos jueces puestos por Macri ya no cobran el sueldo en la Justicia sino en las oficinas de Clarín”.

“Es una monumental maniobra para quedarse con el futbol. Es una denuncia falsa, una causa inventada por Graciela Ocaña, promovida por Clarín, porque Ocaña funciona como terminal de Clarín”, acusó Capitanich en radio Libertad, entrevistado por Fernando Parra.

“Discutir jurídicamente esto es perder el tiempo”, sintetizó, y confió: “En algún momento tendrá que haber reparación para los que fuimos damnificados”.

Con la confirmación del procesamiento se le trabó a Capitanich un embargo de 10 millones de pesos. “Soy una persona honesta y honrada, no tengo nada más que unos pocos recursos que me quedaron”, dijo el intendente al asegurar que su patrimonio es de una proporción muy menor a esa cifra.

“Vivo en el lugar en el que tengo las oficinas, como comodato, porque no tengo bien inmueble propio; y no tengo auto propio, por lo que a mí lo único que me pueden embargar es el sueldo como intendente”, describió.

Capitanich interpreta el embargo como una extorsión: “Tratan de amedrentarme, hacerme callar. Que no diga nada, para tratar de proteger mi patrimonio. Pero no me van a ser callar ni ellos ni nadie, no me van a amilanar con esto ni con ninguna decisión absurda del tipo de vista jurídico. Obviamente, lo  que quieren es que uno quede absolutamente sin ningún tipo de medios ni ningún tipio de posibilidades”.

Pero además, adviete un objetivo político: “Lo que pretenden con este fallo es descalificarme desde el punto de vista político. Quieren impedirme competir políticamente”, dedujo, y denunció: “Quieren impedirme el funcionamiento como persona y declarar mi muerte civil, para que cuando deje la función pública no pueda tener ningún tipo de acceso a empleo de ninguna naturaleza, es decir que esté en la calle pidiendo limosna”.

Finalmente repitió: “A mí no me van a arrodillar, ni ellos ni nadie, y estoy dispuesto a dar batalla contra estos corruptos y mafiosos”.

 

Comentarios

comentarios