Capitanich defendió a muerte la privatización del riacho Barranqueras

300
Capitanich defendió su decisión de ceder a una compañía privada la explotación del riacho Barranqueras.

El gobernador Jorge Capitanich concedió por decreto a la compañía belga Jan De Nul el control del riacho Barranqueras y el cobro cobro de “peaje” por las cargas transportada desde y hacia el Puerto Barranqueras y todos los muelles públicos y privados, existentes y los que se puedan construir, por el lapso de 20 años.

El decreto ratifica lo dispuesto por una resolución del Ministerio de Planificación, Economía e Infraestructura que sede el riacho como pago del dragado y balizamiento contratado en noviembre pasado a Jan De Nul, una obra que tiene un plazo de un año.

La tasa autorizada por decreto fue fijada en dólares estadounidenses por un monto equivalente a 2 litros de gasoil Premium por tonelada de carga.

En contraste con la amplia difusión que el Gobierno le dio al anuncio del dragado, la concesión fue firmada en absoluto secreto y recién se conoció a través de HDP Noticias, ya que el decreto, como ocurre en estos casos, fue publicado con varios días de atraso.

La entrega del riacho no cayó bien siquiera en el propio oficialismo, donde ya se habían alzado voces en contra de la prórroga de la concesión de la hidrovía Paraná-Paraguay, que también explota Jan De Nul.

Rodolfo Schwartz, del Partido del Trabajo y el Pueblo, que integra el interbloque coquista Frente Chaqueño, ya adelantó que presentará un proyecto para rechazar el traspaso del riacho a manos privadas.

Para él, esta decisión de Capitanich es “un botón de muestra lamentable de un rumbo equivocado”, y consideró que el argumento de que e Gobierno no puede pagar el dragado, es un vil argumento para abrir la puerta a empresas privadas.

Ahora el Gobernador dio la cara y defendió la concesión de riacho argumentando que el dragado “necesita de inversión privada porque hoy la Provincia no lo puede pagar”, y agregó que “la tasa de dragado no se la cobra a don Juan, sino a Shell, a Axion, a YPF y a las grandes cerealeras”.

Y acusó a quienes se oponen de pretender que “efectivamente subsidiemos a YPF y Shell”. “Eso es algo que no estoy dispuesto a hacer”, remató.

En su planteo Capitanich omitió su reiterado discurso de la potenciación del puerto para favorecer el transporte de productos chaqueños, que ya no podrán contar con una tasa diferencial que favorezca su competencia.

 

Comentarios

comentarios