Capitanich habló del asesinato de Lago: Un policía no puede cometer semejante barbarie

362
El jefe de la Policía: Ariel Acuña, olfateó una interna policial pero tras la publicación de sus expresiones dijo haber sido malinterpretado por la prensa.

Un día después del asesinato de Josué Lago, de 23 años, de un disparo en el pecho durante un operativo policial en General San Martín, el gobernador Jorge Capitanich apuntó directamente a la Policía.

El joven, de la etnia qom, fue ultimado en medio de un enfrentamiento con la policía que pretendía desalojar una manifestación de vecinos en el barrio Los Silos. Tras su muerte se desató una pueblada que saqueó e incendió la comisaría.

“Un episodio de violencia es inadmisible. Una muerte no sólo es repudiable sino inexplicable. No podemos ni debemos admitir en la policía de la provincia un integrante que cometa semejante acto de barbarie”, dijo, y consideró que “la medida disciplinaria de exoneración debe ser automática y la aplicación del Código Penal debe ser riguroso”.

“Una vida no puede recuperarse, pero la justicia debe reparar este acto siniestro. No puede, no debe haber en nuestras fuerzas de seguridad un miembro que admita siquiera la posibilidad de utilizar un arma para matar a otro hermano”, subrayó.

Y definió que “la policía es un agente auxiliar de la justicia. Un agente que como cualquier funcionario público es un servidor y en el cumplimiento de sus funciones debe garantizar la seguridad de todos y todas”.

Capitanich entiende que “la diferencia entre un policía y cualquier otro ciudadano no es sólo portación de un arma, sino contar con conocimientos y entrenamientos especiales para intervenir y manejar estas situaciones, por lo que se espera su accionar siempre sea superior”.

Por el crimen hay 5 efectivos detenidos a instancias de la Fiscalía de Derechos Humanos de Presidencia Roque Sáenz Peña, y el Ministerio de Seguridad separó de su cargo a los jefes de la Dirección y la Supervisión de Zona San Martín.

Comentarios

comentarios