Capitanich agranda la grieta en San Martín: volvió a condenar a la Policía por el crimen de Lago

284
En su intento por cerrar la grieta, el gobernador Jorge Capitanich volvió a caldear los ánimos en San Martín.

El gobernador Jorge Capitanich el sábado 12 de junio había dado por sentado que había sido un policía el autor del crimen de Josué Lago durante un operativo policial el día anterior en el barrio Los Silos, en General San Martín.

“Un episodio de violencia es inadmisible. Una muerte no sólo es repudiable sino inexplicable. No podemos ni debemos admitir en la policía de la provincia un integrante que cometa semejante acto de barbarie”, dijo.

Había instruído a la Secretaría de Derechos Humanos y Géneros constituirse en querellante en la causa y asegurado que el Gobierno arbitrará todos los medios disponibles para investigar hasta las últimas consecuencias.

Esta posición abrió una grieta entre los pueblos originarios y la Policía, y dividió no sólo a la comunidad de San Martín, sino también al propio Gobierno, ya que mientras el Gobierno asume el rol de acusador, el jefe de la Policía: Ariel Acuña, pide la libertad de los 5 efectivos detenidos por considerar que no hay pruebas suficientes para incriminarlos.

Quienes respaldar a los policías criticaron a Capitanich por prejuzgarlos, violando la presunción de inocencia, el derecho de defensa, pasando por algo el debido proceso cuando la investigación aún está en ciernes.

El Gobernador consideró inaceptable la búsqueda de “justicia por mano propia”, en alusión al incendio de la casa del padre de uno de los detenidos, pero también las marchas a favor de la Policía “para presionar a quienes deben investigar”.

Pero paralelamente menciona “la necesidad de una investigación rápida, minuciosa, eficiente que garantice objetividad e imparcialidad”. Además, adelantó que “las comunidades originarias tendrán la mitad de la representación como jueces populares” en el juicio oral, “a los efectos de garantizar transparencia y participación comunitaria”.

Y, para completar, ahora reiteró que “un episodio de violencia es inadmisible. Una muerte no sólo es repudiable sino inexplicable. No podemos ni debemos admitir en la policía de la provincia un integrante que cometa semejante acto de barbarie”.

Comentarios

comentarios