Violencia institucional: por un error, el cartel propicia el maltrato a los trabajadores

2833

La Cámara de Diputados de la Provincia, en un acto encabezado por su presidente Élida Cuesta, inauguró la “Oficina Contra la Violencia Institucional”, creada por la ley 7006, sancionada en 2012.

“Somos la primera Legislatura del país que habilita un espacio como este y esperamos que a partir de ahora otros organismos nos imiten para poder trabajar conjuntamente para erradicar cualquier maltrato o acoso laboral”, dijo Ely, y agregó que no hubo necesidad de recurrir a una inversión significante y que será atendida por personal que ya cumplía funciones en el Poder Legislativo.

“El equipo está conformado por abogados, mediadores y asistentes sociales que atenderán las consultas y gracias al convenio firmado con la Provincia, también estará disponible un psicólogo que brindará asesoramiento”, precisó, dejando en claro que la demora en la puesta en funcionamiento de este espacio no tiene excusas.

Otro aspecto importante expresado por la titular de la Cámara de Diputados, es el acompañamiento de cada uno de los trabajadores legislativos que acompañaron la inauguración. La titular del Poder Legislativo confía en que la Oficina garantice que los trabajadores “puedan cumplir con su función sin recibir ningún tipo de abuso de autoridad”, y avisó “repudiamos todo tipo de violencia, por eso es que aplicamos la Ley Nº 7006 que genera mecanismos para erradicar este flagelo en sus distintas formas, siempre acompañando al trabajador bien de cerca”.

Obviamente, como no podría ser de otra manera, adherimos a los nobles objetivos de la flamante dependencia, por eso debemos señalar un errorcito: es la Oficina Contra la Violencia Institucional”, pero alguien equivocó la preposición y el cartel reza “Oficina de Violencia Institucional”, es decir: se imprimió exactamente en el sentido contrario al marcado por la ley.

Repasando los significados, “contra” denota oposición, mientras “de”, en esta acepción, indica pertenencia o la materia de la que está hecha, por ejemplo: oreja “de” burro.

Esto no alcanza para decir que hayan empezado con el pie izquierdo, pero que es necesario corregirlo. Esperamos que detrás del cartel no esté la mano negra de algún jefe maltratador.

 

Comentarios

comentarios