VIDEO | Héctor Gómez denuncia: Sarmiento quiso coimearme para jugar con público

El presidente de For Ever contó en una entrevista en Radio Municipal, que un dirigente del Decano intentó sobornarlo para cambiar las reglas. Fuera del aire detalló que le ofrecieron “200 lucas”.

1799

Héctor Gómez, el presidente del Club Atlético Chaco For Ever, sorprendió con un cambio de frente al final de una entrevista en Radio Municipal Resistencia al precisar, más allá de lo deportivo, el porqué de la mala relación institucional con su clásico rival, el Club Atlético Sarmiento, presidido desde hace tantos años por el intendente de Resistencia Jorge Capitanich.

Gómez visitó el estudio instalado justamente en el Club Sarmiento, a la hora de Alta Siesta, el programa que conduce el periodista Mauro Bistman.

La entrevista recorrió aspectos de casi toda la carrera del dirigente, desde la crisis que lo impulsó a involucrarse más activamente con el Club, hasta el episodio del 10 de noviembre último, cuando un hincha arrojó un petardo que detonó cerca de Matías Cano, el arquero de Crucero del Norte, lo que le valió a For Ever una sanción: a los partidos de local sólo podrán ingresar sus socios.

“No me voy a ir porque un pelotudo tire un cohete”, aseguró, e ironizó: “En Villa Federal estamos acostumbrados a escuchar cohetes”, vinculando con las detonaciones de disparos de arma de fuego que se escuchan habitualmente en su barrio, próximo al estadio Juan Alberto García. Pero, fundamentalmente, recordó las dos veces que le balearon la casa, según dijo: una, por sus críticas hacia un dirigente político, y la otra tras negarle “algo” a un grupo de barras que quería seguir a For Ever hasta Córdoba. Además, de las amenazas con armas sufridas por uno de sus hijos mientras esperaba un colectivo.

Para redondear la entrevista,  el periodista señaló que “Capitanich colaboró mucho con For Ever, a pesar de ser presidente de Sarmiento”, haciendo referencia al financiamiento oficial de obras de infraestructura, cuya primera etapa fue inaugurada al conmemorar el centenario.

A Gómez le pareció exagerado: “Era su obligación como Gobernador. Él era presidente de Sarmiento y estaba haciendo una gran inversión en su club”, aclaró. Y completó: “Nos dio lo que correspondía, porque así como el Gobierno le daba a Sarmiento, tenía que darle a For Ever y a todos los clubes”.

“Me parece que “mucho” está de más”, corrigió, y rápidamente agregó que “faltaron muchas cosas” y que el actual gobernador, Domingo Peppo, asumió un compromiso mayor con For Ever y le dio un respaldo más significativo que el recibido de Capitanich. Pero, a pesar de sonar disconforme, Gómez dijo haberle agradecido a Capitanich oportuna y pertinentemente.

Acto seguido, amplió sobre las diferencias con el intendente y una parte de la dirigencia de Sarmiento. “Él no está las 24 horas pendiente de Sarmiento y hay cosas que no sabe o no quiere ver”, dijo. Y denunció el mal trato que él y las delegaciones del club recibieron cuando les tocó jugar de visitante: “Siempre nos cagaron, incluso en nuestra casa, y nunca respetaron los tratos que hacíamos”, dijo.

“Dijeron barbaridades esos dirigentes de Sarmiento. A mí me gritaron: “Negro, indio de mierda”, en Sarmiento, y Capitanich lo sabe”, relató. Y en el mismo tono dijo no tener dudas de que el ataque de barras del Decano a jugadores de las inferiores de For Ever fue avalado por la dirigencia que la noche previa les pagó un asado mientras pintaban una bandera.

“Reaccionamos porque nos casamos del manoseo, y la familia de For Ever no puede tolerar más eso”, explicó. Y advirtió: “Capitanich tiene que mirar un poco más su club. O nos empezamos a respetar o esto va a ser una guerra. Yo no me voy a achicar por esto”.

Pero cuando parecía que ya estaba todo dicho, Gómez dio un estiletazo para graficar aún más su bronca contra Sarmiento: “A mí me ofrecieron jugar con público y un dirigente de Sarmiento me quiso chantajear para que apruebe jugar con público”, contó, sobre el interés del club de Capitanich en abrir las puertas a los visitantes para asegurarse las entradas de la numerosa afición del Negro.

Palabras más, palabras menos, ese fue el final de la entrevista y del programa. Pero la charla continuó fuera del aire, y Héctor Gómez aprovechó para detallar minuciosamente lo del chantaje: “Mauro, a mí me ofrecieron 200 lucas para jugar con público visitante”. El periodista reaccionó velozmente y se abalanzó sobre la cámara con la que estaba transmitiendo en vivo pero no logró evitar que la infidencia se ventilara a través de las redes sociales.

Alguien se tomó el trabajo de editar este episodio y la denuncia de Héctor Gómez ya es viral.

https://www.youtube.com/watch?v=tWVoPOJZ2yA&feature=youtu.be

 

Comentarios

comentarios