VIDEO | Si hay emergencia hídrica que no se note: Almirón largó su campaña

910
El crédito de Peppo en Villa Ángela ya está en carrera a fondo por la intendencia, aunque ni siquiera hay fecha de elecciones.

El subsecretario de Desarrollo Local Aldo Almirón, viene a todo lo que da con su campaña por la intendencia de Villa Ángela, desde que el gobernador Domingo Peppo, apenas asumido, lo designó al frente de la Unidad Regional Sudoeste.

Entonces se había convertido en una especie de intendente paralelo, algo que no cayó en gracia al jefe comunal Adalberto Titi Papp, y abrió una grieta a la que muchos le atribuyen la derrota electoral de 2017.

Los chispazos con Papp le valieron a Almirón el pasaje a Resistencia, donde se desempeñó un año y pico como responsable de la comunicación del Gobierno. Hasta que fue repatriado a Villa Ángela pero ostentando un cargo en el gabinete provincial.

El objetivo del funcionario es recuperar para las huestes peppistas la intendencia que hoy está en manos del gustavismo que se impuso en las primarias de 2015 y frustró la reelección de Susana Simonofski.

Aldo Almirón eligió el Día del Animal para arrancar con todas las pompas. En el Centro de Convenciones Casino Milenium montó un espectacular show de luces y papel picado, y con una sonrisa de oreja a oreja recorrió de punta a punta la pasarela en cruz que surcaba el auditorio.

La campaña de Almirón viene a contramano de los lineamientos de su líder: el gobernador Domingo Peppo, que suspendió las Paso para evitar despilfarrar fondos en proselitismo estéril. De hecho, aún no anunció el cronograma electoral.

Pero, además y fundamentalmente, esa zona de la provincia es una de más castigadas por la catástrofe climáticas, con lluvias que superaron los promedios históricos anuales en menos de cuatro meses y dejaron todo el sudoeste de bote a bote.

Tan ajustado está el cinturón que la Provincia salió a buscar créditos para asistir a los inundados porque la caja no da abasto. Ahora ya sabe a quién pedirle.

Al parecer, Aldo 19 encargó una pasarela bien alta por si caían otros 300 milímetros.

Comentarios

comentarios