VIDEO | Ni bola: en el Club de Capitanich no hay distancia, ni barbijo, ni nada

917
Sarmiento, el club presidido por por el gobernador Capitanich organiza multitudinarias despedidas y recepciones para el plantel sin los más mínimos recaudos para evitar contagios.

Este sábado el Club Atlético Sarmiento celebró con algo de atraso su asamblea ordinaria para renovar autoridades, aunque no las renovó ya que volvió a elegir al gobernador Jorge Capitanich como presidente.

Lo hizo vía Zoom para encuadrarse en la vuelta a la Fase 1 de la cuarentena decretada por él, que rige desde la hora 0 del sábado 22 y se extenderá hasta las 24 del domingo 30 de mayo.

Pero, como bien dicen: las apariencias engañan, ya que las autoridades del club no acataron las medidas de bioseguridad dispuestas en el marco de la cuarentena que comenzó a mediados de marzo de 2020.

Esto se puede apreciar con total nitidez en el sitio oficial de Sarmiento en las redes sociales.

Por ejemplo, mientras el Gobierno le endosaba el brote de enero a las reuniones familiares por Navidad y Año Nuevo, y a las fiestas “clandestinas”, el mismo estadio Centenario fue sede de una descomunal aglomeración.

Sarmiento había perdido 2 a 0 frente a Deportivo Maipú en Mendoza en un juego por el torneo nacional de ascenso con un arbitraje muy cuestionado.

Cientos de hinchas esperaron al plantel para expresarle su apoyo, y los dirigentes abrieron la sede de la avenida Alvear, contra todas las recomendaciones sanitarias y sin adoptar protocolo alguno.

El micro fue envuelto por una marea humana y apenas se abrió la puerta los fanáticos se abalanzaron sobre todos los jugadores y el cuerpo técnico, y los acompañaron incluso dentro de las instalaciones del club.

Obviamente, no hubo distanciamiento, y sólo los integrantes de la delegación llevaban barbijo.

Mientras, Capitanich imponía multas de 5 mil pesos a quienes circularan por la vía pública sin un barbijo perfectamente colocado.

Y más recientemente, el pasado 9 de mayo, la aglomeración volvió a repetirse en el Centenario para despedir al equipo que partía hacia el estadio Juan Alberto García para disputar otro clásico con Chaco For Ever por el Federal A.

Afuera Capitanich seguía culpando a las reuniones familiares por el “relajamiento” que provocó el avance del coronavirus que batió 5 récords de contagio la última semana.

Comentarios

comentarios