Uno de cada cuatro chaqueños depende de “la teta del Estado”

Peppo llamó “crecimiento” al desborde de empleados públicos. El sábado reunió a los profesionales y admitió desorden y falta de capacitación para cumplir los objetivos.

1650
El gobernador Domingo Peppo volvió a describir la descomunal dimensión del empleo público: la cuarta parte de los chaqueños depende del Estado.

El gobernador Domingo Peppo reunió el sábado en el Centro de Convenciones Gala a unos 700 profesionales que se desempeñan en la administración pública.

Aunque resaltó el rol del recurso humano del Gobierno para “hacer efectivas las políticas públicas de desarrollo, crecimiento e inclusión” y lo definió como “el motor de la transformación y del cambio en la búsqueda de un Estado más eficiente”, Peppo habló de desorden y falta de capacitación.

“Hemos crecido en recurso humano y resulta necesario ordenarlos y capacitarlos para alcanzar los objetivos”, dijo, y al graficar ese “crecimiento”, precisó que “cerca de un 25 por ciento de la población chaqueña depende de los poderes del Estado. Es un número importante”.

En el mismo sentido, planteó que “falta trabajar y aunar esfuerzos para tener un Estado verdaderamente eficiente”. Para esto dijo que “es importante tener innovación y darle al ciudadano accesibilidad, transparencia y respuestas rápidas, eliminando la burocracia”.

Desde hace un buen tiempo el Gobernador en cada oportunidad que se le presenta hace referencia a un Estado “sobrecargado” de personal, aunque en esta oportunidad lo llamó “crecimiento”.

No tenemos que mirar sólo la teta del Estado. Tenemos que ver cómo crecemos de otra forma”, dijo en agosto pasado, ilusionado con el proyecto de ley de retiro voluntario que presentó como una herramienta apuntada a reducir al menos en parte el déficit fiscal.

Y un mes después calculó que “en el Chaco somos 1.300.000 personas y hay 110 mil que van por la teta del Estado”. De paso, aunque elípticamente, atribuyó a otros la multitudinaria planta: “No quiero echar culpas…”, dijo al atribuir el “desequilibrio” fiscal al incremento de personal.

 

Comentarios

comentarios