Una chaqueña almorzó con Macri en la Rosada: ella le hizo milanesas en la campaña

Silvina Villalba trabaja en un Centro de Atención Primaria de la Salud y fue invitada junto a su madre Esther Almirón. En la campaña proselitista, había invitado a Macri a almorzar en su casa y él había prometido devolver la atención.

416
Macri reunió a los vecinos que lo invitaron a comer y charlar durante su campaña presidencial.

El presidente Mauricio Macri compartió un almuerzo en la Casa de Gobierno con vecinos de cuatro provincias, a los que había visitado durante la campaña 2015, quienes destacaron la importancia de que el jefe de Estado haya escuchado en persona las diferentes problemáticas que atraviesan sus distritos.

Macri, quien estuvo acompañado por el secretario general de la Presidencia, Fernando de Andreis, recibió en el Salón de los Científicos, en el primer piso de la Casa Rosada, a Silvina Villalba, de Resistencia, Chaco; Sandra Martínez, de Corrientes, Marisa Roldán, de Temperley, provincia de Buenos Aires y a Alider Lara, oriundo de La Rioja.

El almuerzo tuvo como entrada una burrata con ensalada; como plato principal un medallón de lomo con puré de calabaza, y de postre fruta fileteada con helado.

Silvina Villalba, quien trabaja en un centro de salud de día en el barrio Santa Catalina de Resistencia y recibió en abril del año pasado la visita del jefe de Estado, comentó que el encuentro fue “una experiencia fue única, es algo histórico, me parece un gran gesto”.

“Hablamos sobre la situación en las provincias porque está bueno que lo escuche de nuestra boca”, señaló Villalba, a quien la acompañó para la especial ocasión su madre, Esther Almirón.

“Todo es nuevo, la Casa de Gobierno, el avión, la ciudad es muy linda”, agregó luego de la visita a la Casa Rosada y de haber conocido la Capital Federal, adonde viajó por primera vez en avión por la invitación del Presidente.

Por su parte, la correntina Sandra Martínez comentó que durante el almuerzo dialogaron sobre la situación de la “inseguridad” y del comedor que dirige en su casa donde da de comer a 150 chicos de familias en situación de vulnerabilidad.

Marisa Roldán, de 44 años, de Temperley, tiene un negocio de pizzas con su marido Marcelo Hugo Mastroianni y es titular de un club deportivo que brinda contención a niños del barrio. “Es la primera vez que entro a la Casa de Gobierno, siempre la mirábamos desde afuera. No me voy a olvidar nunca”, dijo, y señaló que habló a Macri “un poco de Lomas de Zamora, Está bueno que Mauricio nos escuche, me pareció bárbaro”.

Alider Lara, un trabajador de 63 años que alquila el garaje de su casa de La Rioja como estacionamiento y montó en la entrada una fotocopiadora con fines comerciales. Conoció a Macri en octubre de 2014, cuando lo invitó por la red social Facebook a comer un asado.

“Estoy sorprendido, la verdad, no me lo esperaba, sobre todo la memoria del Presidente, que me prometió, cuando estuvo en mi casa, que nos íbamos a volver a ver y no esperaba que sea acá. Para mí es algo inolvidable”, expresó y añadió: “Le pedí algunas cosas para mi provincia y me escuchó. Es un tipo espectacular, con una simpleza única”.

Silvina recibió a Macri en su casa durante la campaña el año pasado.
Silvina recibió a Macri en su casa durante la campaña el año pasado.

Comentarios

comentarios