Una cadete de Policía denunció que la hicieron “ranear” hasta vomitar sangre

María Acosta acusó a la agente Karen Fuenzalida por los castigos a los que ella y otros 41 cadetes fueron sometidos porque uno de ellos fue encontrado descansando cuando se les había ordenado limpiar.

49648
El 13 de mayo el gobernador Domingo Peppo dio la bienvenida a 650 aspirantes a policía, entre los que se encontraba María Rosa Acosta.

María Rosa Mariela Acosta, de 21 años, estudiante de la Escuela de Policía, denunció haber sufrido malos tratos durante una jornada de instrucción.

La cadete ingresó a la Escuela hace cinco meses y el último domingo a las 14 ingresó al servicio de guardia con el grupo denominado Guardia 2, que integran otros 41 aspirantes.

La oficial Karen Anabel Fuenzalida, responsable del turno, les instruyó reunir los elementos de limpieza para cumplir con la “fajina” del edificio.

Todo transcurría con la “normalidad” habitual, hasta que Fuenzalida descubrió aproximadamente a las 19.30 a uno de los integrantes de la guardia descansando y luego de reprenderlo decidió propinarle un escarmiento a todo el grupo.

Los reunió en una de las canchas para ordenarles una serie de ejercicios físicos que se extendió por espacio de una hora, sin descanso.

Acto seguido, permanecieron de guardia “recargada” hasta las 0.20 de este lunes, a pesar de que su actividad debía finalizar a las 22 del domingo, ya que no hay alimentos para la cena.

Acosta dijo haber llamado a su madre, Rosa Mariela Pérez, para que fuera a buscarla a la Escuela porque no se sentía bien, y que al salir vomitó sangre y se descompensó hasta desmayarse.

Por esto, realizó la denuncia ante la Comisaría Segunda, donde se dispuso que fuera examinada por el médico policial, ya que presentaba varias lesiones producto de los intensos ejercicios físicos que fue obligada a practicar y la modalidad de los mismos.

 

 

Comentarios

comentarios