Tras la caída de una banda narco, reconocen que hay “maras” operando en el país

16 personas fueron detenidas en un megaoperativo que desarticuló una célula del cártel peruano Oropeza, vinculado con la mara salvadoreña Salvatrucha en La Matanza y Ezeiza.

424
El ministro bonaerense Cristian Ritondo cree que las organizaciones criminales conocidas como "maras" ya están en Argentina.

 

 

En los procedimientos realizados recientemente fueron aprehendidos los tres sindicados líderes de la organización “Mocosón”, “Cojo René” y “Jesús”, oriundos de la ciudad peruana de El Callao e integrantes de la banda narco del mismo nombre, acusados de homicidios y delitos vinculados al narcotráfico.

El ministro de Seguridad, Cristian Ritondo, dijo que “Mocosón” también era uno de los jefes de la mara Salvatrucha (o “MS13”) proveniente de El Salvador y radicada en Perú, y que “Cojo René” trabajaba como sicario del cártel de Oropeza.

El funcionario dijo que la presencia de las maras “ya había sido denunciada por algunos especialistas desde 2006”, pero que hubo “quienes por acción o por omisión miraron para el costado para que entraran a la Argentina e hicieran lo que están haciendo”.

“Es una pelea que hay que darla sí o sí”, remarcó, y agregó: “Hoy hemos descubierto que están presentes, quiénes son, están detenidos y esperamos que por mucho tiempo” como resultado de procedimientos que “son parte de un combate que está dando seriamente la Policía de la Provincia de Buenos Aires con un gran acompañamiento por el lado de la Justicia”, remarcó.

No obstante, el ministro aclaró: “Donde encontremos una responsabilidad política, no vamos a parar un segundo”.

Las detenciones se produjeron tras una pesquisa a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Estupefacientes de La Matanza, a cargo de Marcos Borghi, en la que se determinó que los delincuentes estaban asentados en las localidades bonaerenses de Villa Celina y Tristán Suárez, en los partidos de La Matanza y Ezeiza, respectivamente.

Voceros judiciales detallaron que en esas zonas los integrantes de la banda habían instalado “tienditas”, negocios que funcionan como cortina, desde las que vendían estupefacientes al menudeo en diferentes puntos custodiados por un gran número de personas armadas.

“Estaban como si se hubieran adueñado del lugar, si el Estado no entra en estos barrios, por el poder que le da el dinero de la venta de drogas terminan siendo casi los dueños”, consideró el ministro bonaerense.

Comentarios

comentarios