Transición a cara de perro en Resistencia

714
Un proyecto de ley para transferir tierras provinciales a la Municipalidad, se mete en la transición.

El lunes después de ser electo intendente de Resistencia, Gustavo Martínez desayunó con el gobernador Domingo Peppo en la residencia oficial de la calle Saavedra.

A primera hora Mingo cruzó al San José a los saltos con las muletas y volvió con chipacitos, facturas, masas y afines para pasar la charla opíparamente.

La agenda de Gustavo siguió en la Municipalidad para iniciar la transición con el intendente Jorge Capitanich que lo esperó con el ceño fruncido y las manos vacías.

El intendente electo debió valerse de su propio equipo de mate que a esa hora ya estaba frío y lavado pero era todo lo que había sobre la mesa.

Ni un bizcochito. Pero Gustavo amortiguó la falta de hospitalidad diciendo que no era necesario porque venía pipón del encuentro con Peppo.

Pero la “austeridad” se aplicó a rajatabla cuando sus interlocutores: Raúl Codutti y Federico Muñoz Femenía recibieron a los de Gustavo. Pedirles un vaso de agua sonó a mucho cuando ni siquiera habían prendido la tele. Y, de yapa, afuera Sampayo gritaba «putos de mierda».

Los representantes del intendente Capitanich recibieron a los de Gustavo Martínez y arrancó la transición.

Comentarios

comentarios