Tragedia de Ecos: no descartan apelar la prescripción ante tribunales internacionales

La Corte de Santa Fe rechazó la apelación de la prescripción. En el accidente, ocurrido hace casi 10 años, murieron 9 chicos, una docente que habían venido al Chaco a una misión solidaria. También murieron los dos camioneros que chocaron al micro.

800
Padres de las víctimas esperan una definición de la Corte Suprema.

A casi diez años de la tragedia que le costó la vida a nueve alumnos y una docente del Colegio Ecos, y a un camionero y su acompañante, la Corte Suprema de Santa Fe decidió rechazar un recurso de apelación, lo que supone la prescripción definitiva de la causa.

El siniestro ocurrió cuando la delegación regresaba a Buenos Aires después de haber cumplido con una misión solidaria en el paraje El Palmar, en la ciudad chaqueña de Quitilipi.

“Para la justicia, luego de 10 años, nadie chocó, nadie tomó alcohol, nadie condujo mal, pero murieron 9 chicos y una docente”, dijo Sergio Levín, padre de una de las víctimas y uno de las creadores de la fundación Conduciendo a Conciencia, que se formó después del accidente fatal en la ruta 11, a la altura de la localidad de Margarita.

“La causa tiene la particularidad de que en la vieja justicia de Santa Fe no existe querellante. O sea que el fiscal sólo puede apelar. Ahora eso cambió, pero la causa Ecos quedó en la vieja justicia. Hubo irregularidades de libro. Por ejemplo, un juez no le tomó declaración al imputado! Que debe ser lo primero que enseñan en la Facultad”, reclamó Levín a través de su cuenta de Twitter.

Expectativas en la Corte

Segio Kohen, padre de Nicolás, otro de los chicos muertos en la tragedia, también criticó esta mañana en Radio Libertad a la Justicia santafesina, y le endilgó la falta de compromiso con la sociedad y la justicia. Ahora, dijo que las pocas expectativas se centran en el recurso de queja que el fiscal Carlos Stegmajer presentara ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, para que levantara la prescripción.

Paralelamente, Augusto Lasalvia, padre de otras de las víctimas, adelantó a medios nacionales que los familiares y activistas de la organización Conduciendo a Conciencia, van a reunirse para tomar decisiones al respecto y no descargó apelar a los tribunales internacionales. “Vamos a ver cuánta fuerzas nos quedan para seguir luchando”, dijo.

Alcoholizado

Según consta en el expediente judicial, el camión de la empresa Sarita circulaba en zigzag a la altura de la localidad santafesina de Margarita porque su conductor, Ángel Soto, quien falleció tras el choque, se encontraba altamente alcoholizado. Un acompañante del camionero también murió por el accidente. La causa movilizó a alumnos y padres del colegio, que lanzaron una campaña de concientización: el lema “Todos fuimos, todos somos, todos podemos ser”, se repite en los festivales que se organizan cada año. En octubre se cumplen 10 años de la tragedia y el reclamo promete ser más fuerte que nunca.

Comentarios

comentarios