Tenía 15 años y un bebé, fue a bailar, consumió drogas, la violaron y murió en la calle

Rocío fue con su hermana y un grupo de amigas a un boliche porteño. El dueño del local le dio “cristal” y después se fue con él y un RRPP. Murió en la calle cuatro horas después.

1633

Rocío Ayelén tenía 15 años y un bebé de 11 meses. El fin de semana fue a bailar al boliche Loop, en el barrio porteño de Villa Pueyrredón, en compañía de su hermana de 17 y un grupo de amigas, todas menores de edad.

Según su hermana, a las 8 cuando el boliche cerró las puertas, Rocío, desde algún lugar, presumiblemente dentro mismo del local, le envió un mensaje diciéndole que ella estaba con Daniel, el dueño del  lugar al que llaman “Chueco”, y que no la esperaran.

Más tarde, cerca de las 10, volvió a enviarle un mensaje contándole que estaba en la casa de Walter, el relacionista del boliche. Instantes después dijo que la llamó para invitarla a ese lugar alentándola: “Este chabón tiene merca y se paga todo, venite boluda”. Pero, como ella se negó, Rocío cortó la llamada.

Al mediodía, una vecina la encontró descompuesta, prácticamente tendida en la calle y alcanzó a darle agua tras llamar al Same. Antes de la llegada de la ambulancia, Rocío se desvaneció, los médicos intentaron reanimarla sin éxito.

La hermana de la chica admitió que su hermana consumía drogas y, en particular sea noche, dijo que la vio consumir “cristal”. “Lo que a ella le hizo mal fue lo que le dio “El Chueco”, dijo en referencia a esa droga sintética.

Su padre, Diego Artigas, dijo a los medios de comunicación que no tenía conocimiento de que Rocío consumía drogas, pero sí estaba al tanto de que en ese boliche se comercializaban estupefacientes y que, según la versión de sus propias hijas, le suministraban drogas a chicas menores de edad, incluso de 13 años.

 

 

Comentarios

comentarios