Tayara se despegó de la crisis de Secheep: Esta deuda es de la gestión anterior

El presidente del Directorio dijo no estar muy al tanto del plan de condonación de deudas de la Nación, pero dijo que los 1.035 millones de pesos de los que se habla fueron generados en la gestión anterior.

1259
Tayara y Peppo, en el reciente lanzamiento de un curso de capacitación para operarios.

El Presupuesto nacional 2017, que se discute en el Senado, prevé la condonación de la deuda que las compañías eléctricas nacionales, provinciales y municipales mantienen con la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico SA (Cammesa). Esto incluye a Secheep que acumula una deuda por 1.035 millones de pesos.

Tras esta novedad, ya se levantaron reclamos para que Secheep deje sin efecto el último tarifazo del 53 por ciento, alegando la deuda con la proveedora había sido incluida en la estructura de costo que se debatió en la audiencia pública del 9 de agosto en Campo Largo.

“No corresponde retrotraer las tarifas porque la deuda no estuvo incluida en la estructura de costos”, dijo el presidente del Directorio de la empresa, José Tayara, en Radio Provincia del Chaco. Y explicó que la estructura de costo no puede incluir ítems que no corresponden al servicio que se factura.

Paralelamente, el funcionario dijo no tener precisiones sobre la condonación de la que se habla, y que recién tomaría conocimiento este miércoles, cuando se reúna en Buenos Aires con el gerente general de Cammesa, Julio Bragulat, y con el ministro de Energía, Juan José Aranguren.

No obstante, dijo haber entendido que la deuda incluída en el plan de condonación propuesto por la Nación hace referencia a “la deuda generada en la gestión anterior” que él había calculado en “800 millones y algo”, por lo que deduce que los 1.035 millones de pesos de los que se habla incluirían intereses o alguna otra acreencia.

De este modo, Tayara no sólo disoció la deuda del aumento de tarifas, sino que responsabilizó directamente a la gestión anterior, que completara Daniel San Cristóbal como interventor luego de la cuestionada administración de César Cotichelli, en el último tramo del gobierno de Jorge Capitanich.

Más allá de esto, reconoció que su administración comenzó a tener inconvenientes a partir de la mitad del año, cuando “el Gobierno estaba imposibilitado de asistir” a la empresa. Y contó que desde entonces algunas facturas mensuales, que rondan los 25 millones de pesos, no fueron abonadas en su totalidad.

 

Comentarios

comentarios