Sobreprecios: Capitanich autorizó compras multimillonarias a valores exorbitantes en Desarrollo Social

971
EL Gobierno licitó la compra de mercadería por más de 425 millones de pesos, a un precio superior al de los almacenes de barrio.

El gobernador Jorge Capitanich firmó el pasado 14 de abril el decreto 496 autorizando a la Subsecretaría de Economía y Políticas Sociales del Ministerio de Desarrollo Social, a través de la Dirección de Contrataciones, la compra de 300 mil bolsines de mercaderías por un monto total de 253.341.000 pesos.
Los “módulos alimentarios” debían contener: un paquete de leche entera instantánea en polvo de 800 gramos, un kilo de azúcar, un kilo de harina 000, un kilo de arroz, un kilo de yerba mate, una botella de aceite de girasol de 900 cc, y un paquete de lentejas secas de 500 gramos. Todo dentro de una bolsita camiseta con el logo del Ministerio.
De acuerdo al decreto, el costo de cada bolsín es de 844,47 pesos. Éste monto no sólo supera los precios estipulados por el programa nacional Precios Cuidados, sino que es incluso superior a los que ofrece el mercado en cualquier barrio de Resistencia.
En la zona sur se puede comprar leche en polvo Purísima a 300 pesos, azúcar AG a 60, harina 000 Cúspide a 30, arroz Don José a 60, yerba Romance a 200, aceite de girasol a 85, y lentejas a 60 pesos; precios que en algunos casos pueden mejorar si la compra es de 6 unidades.
Así, cada bolsín le costaría al consumidor minorista 795 pesos en el mercadito de su barrio. Ergo: en suma, le ahorraría al Estado 14.841.000 pesos. Claro, falta la bolsita, que en todos los mercaditos es gratis y donde la cobran no supera los 2 pesos o es utilizada para “redondear”.
Más para los merenderos
En el mismo tono, 3 días después, Capitanich firmó otro decreto: el 514, autorizando a los mismos estamentos la compra de mercaderías para abastecer a merenderos y comedores comunitarios, por un total de 172.494.000 pesos; siempre al amparo de la emergencia por coronavirus.
Esta nueva lista se componía de 300 mil paquetes de leche entera instantánea en polvo de 800 gramos, 200 mil kilos de azúcar, 100 mil kilos de arroz, 160 mil paquetes de cacao en polvo de 400 gramos, 300 mil kilos de harina 000, 20 mil kilos de yerba mate, 160 mil botellas de aceite de girasol de 900 cc., 200 mil potes de mermelada de 500 gramos, y 200 mil paquetes de dulce de batata de 500 gramos.
Es decir que a la nómina de productos del decreto anterior añade cacao (la presentación es de 360 gramos): 70 pesos, mermelada de las marcas sugeridas: 47, y dulce de batata: 51 pesos, un paquete de medio kilo, aunque en función del destino y el precio es conveniente uno mayor.
En un almacén de barrio cualquier vecino puede comprar estos productos por 164,6 millones de pesos, y le ahorraría 7.894.000 pesos a Desarrollo Social.
Hay que buscar precio
Tanto en el caso de los módulos alimentarios como en el de los merenderos, el ahorro podría ser de hasta un 20 por ciento para cualquier consumidor si acudiera a alguno de los mayoristas de la zona, como Maxiconsumo, Cheek, Yaguar, entre otros.
Pero, en el caso del Gobierno, teniendo en cuenta el volumen de compra, la brecha podría crecer hasta un 40 por ciento apellando directamente a los proveedores de estos productos.

Esto, teniendo en cuenta sólo los precios actualizados, descartando los ajustes inflacionarios de los últimos días, desde la firma de los decretos, que oscilaron entre el 3 y el 10 por ciento.
El fantasma de la leche robada
Para graficar la importancia de la operación, la leche entera en polvo adquirida mediante ambos decretos suma 480 toneladas, 2,2 veces la cantidad que desapareció de los depósitos del Ministerio de Salud Pública durante la gestión del Domingo Peppo.
El hecho, del que casi no se habla, aún se investiga. Pero lo que está claro es que ningún proveedor tiene la capacidad necesaria para entregar de manera segura un volumen semejante, y que el Gobierno ya demostró no poder administrar ni custodiar.

Comentarios

comentarios