Sin códigos: Peppo y sus troles desmienten y repudian noticias falsas

3024
El gobernador Domingo Peppo sorprendió repudiando con el cuchillo entre los dientes una supuesta noticia falsa.

Por Darío Zarco |

El gobernador Domingo Peppo terminó el jueves en las redes sociales desmintiendo tener en sus planes reducir el estatus de ente autárquico del Instituto de Cultura del Chaco y convertirlo en algún área menor por ahí. Versión que atribuyó a una “noticia falsa que difunde mentiras”.

Y arrancó el viernes en su despacho con el presidente del Instituto: Marcelo Gustin, que después cruzó la calle hasta a Radio Provincia del Chaco a desmentir lo mismo. Esperamos detalles en vano, porque los periodistas no preguntaron al respecto y, de primera, lo sacaron del tema.

Es llamativo el contraataque a la supuesta fake news, y que sea el propio Peppo quien encabece el pelotón, cuando cualquiera diría que sobraba con ignorar la cuestión como hizo en innumerables ocasiones con temas verdaderamente importantes.

Sin ánimo de ofender (diría Julio), si fuera cierto, no sería más que cambiar el sello de Cultura, ya que lo importante es el presupuesto, y éste nunca se cumplió, ni en la gestión anterior ni en ésta, dicho por los expresidentes Edgardo Pérez y Héctor Bernabé, respectivamente.

Pero, en lo que respecta al terreno estrictamente político, una noticia falsa sobre Cultura no debería moverle un pelo al gobierno de Peppo que no logra capear el temporal del conflicto docente que sigue al rojo vivo y lo tiene arrinconado contra las elecciones.

En este tembladeral, días atrás se dijo que había renunciado la ministra de Educación: Marcela Mosqueda. Pero a la buena noticia falsa le siguió una mala noticia falsa: sería reemplazada por una directora regional íntima de ella. Ergo: más de lo mismo.

La noticia era totalmente falsa, porque Mosqueda está renunciada desde la primera reunión conciliatoria cuando pronunció sus últimas palabras: “20 por ciento en cuotas”. Después cayó en el perfil bajo y sólo fue vista esquivando las puteadas de sus colegas.

De todos modos, un gobierno que se precie de tal, debió confirmar que al fin había echado a la ministra o hundir la panza y salir a bancarla a capa y espada. Sin embargo, Peppo no le dedicó ni un tuitcito a la fake news, lo que hubiera sido tapa de Norte.

En cambio, ahora saltó como si lo de Cultura fuera la gota que rebalsó el vaso de las calumnias. Pero se puede guglear horas y horas sin encontrar una sola letra al respecto. Esto no significa que lo de la falsa noticia sea una “falsa denuncia”, aunque se parece bastante.

Pero si la noticia falsa verdaderamente existió o no, es lo de menos. Lo repudiable es que el gobernador Domingo Peppo repudie la “falsa noticia”, justo él que invierte en marketing y audiovisuales y monta escenas en medio de la tragedia sólo para verse mejor.

Y por si faltaba más, la estela de troles amigos y seguidores que da la vida virtual por él en las redes sociales, también llamó a “no compartir” y repudió tan vil truchada.

Mirá quién habla. ¿Dónde quedó la camaradería? ¡Qué falta de códigos!

 

 

Comentarios

comentarios