Silvia Süller hizo topless en Susana y le confesó un affaire con Caniggia a Mirtha

256
Silvia Süller se describió: "...y encima tengo los pezones chiquititos y rosaditos".

La vedette Silvia Süller regresó al país y en sus dos primeras presentaciones televisivas generó un enorme revuelo. Sus frases picantes y sin filtrar pueden ser simpáticas y hasta hilarantes, pero también podrían convertirse en una causal de divorcio.

Hace una semana, Silvia visitó en la Casa de Gobierno a las empleadas públicas Flora y González, encarnadas por Antonio Gasalla y Susana Giménez, en el show de ésta última. Ahí, contó que estaba prácticamente de visita en nuestro país, ya que había vendido todos sus bienes para probar suerte en Miami, y había regresado sólo por unos días, los necesarios para poner su visa en orden.

En Miami trabajó “de lo que sea”, y juró que incluso desempeñó roles “honrosos”, aunque los menos. Y, en uno de esos avatares del “trabajo”, conoció un empresario italiano muy adinerado, que le hizo regalos costosos que ella no tardó en vender porque “si no, no era negocio”. “Es medio vuelta y vuelta”, dijo refiriéndose a la confesa bisexualidad del caballero que la cortejaba.

Y en eso estaba Silvia cuando, como es habitual en ella, el escote de su vestido se rindió ante las dimensiones se sus senos y quedó con todo al aire. La primera vez, sorprendida, le dio la espalda a la cámara, pero las siguientes 70 veces la exhibición fue voluntaria y a pedir de boca, para complacer desde la anfitriona hasta los técnicos.

Pero una sola incursión no fue suficiente, y este finde se sentó nada menos que en la mesa de Mirtha Legrand. Se esperaba que sacara de algún lado un poco de refinamiento, aunque más no sea para cuidar las apariencias, pero fue en vano esperar.

La “mesaza” tenía como invitados también a su hermano Guido, y a los hermanos Charlotte y Alexander Caniggia. Pero a Silvia no le faltaba nada para sobresalir, y ante la menor insinuación le cruzó a la hija de “el Pájaro” un temerario “yo conocí a su papá”. Y aunque el feed back fue bastante tímido, a ella le alcanzó y sobró para desembuchar que había tenido con el ex futbolista encuentros sexuales hace unos 20 años, y que su mujer, Mariana Nannis, estaba completamente al tanto. “Ustedes eran chiquitos”, dijo para terminar de involucrarlos. De ahí, según la exuberante Silvia, surgió la dicotomía “caviar-mortadela” que inspiró un tema musical de aquel disco con el que infructuosamente probara suerte en el canto. Casualmente, la producción de la Chiqui tenía el tema preparado. Completo.

 

 

 

 

Comentarios

comentarios