El Senado rechazó la legalización del aborto

Fue por 38 votos a 31. El no reunió votos de Cambiemos, el PJ Federal y uno del kirchnerismo. Militantes verdes y celestes realizaron una multitudinaria vigilia junto al Congreso. 

463
En torno al Congreso, manifestantes a favor y en contra del proyecto montaron una vigilia que se extendió hasta después de la votación.

La legalización del aborto tuvo su histórico debate en el Congreso, pero este 2018 no será recordado como el año de su sanción. Tras haber pasado la primera prueba de fuego en Diputados, una mayoría antiabortista le cerró este jueves a la madrugada el camino a la sanción de la ley en el Senado con 38 votos en contra y 31 a favor. 

Con miles de personas movilizadas bajo la lluvia frente al Congreso -mayoritariamente “verdes” a favor de la ley, aunque los “celestes” del rechazo también ganaron masivamente las calles-, la maratónica sesión había arrancado a las 10.26 del miércoles, con pronóstico definido. Los antiabortistas llegaron con 37 votos asegurados (la mitad más uno del cuerpo) y sumaron antes del inicio del debate a un indefinido: el peronista tucumano José Alperovich. Así, consolidaban la tendencia. 

Con el rechazo, el proyecto no podrá volver a ser tratado en este año parlamentario, aunque los promotores de la ley se ufanan de haber instalado el debate en la sociedad y, probablemente, forme parte de la agenda de la campaña electoral de 2019. 

La media sanción de Diputados que se puso a consideración proponía la legalización de la interrupción voluntaria del embarazo hasta la semana 14 de gestación, que debería atenderse en todas las instituciones públicas y privadas de salud, dentro del Programa Médico Obligatorio (PMO), como una prestación básica de salud. Los impulsores del proyecto alegaron que en el país hay entre 47 mil y 52 mil hospitalizaciones al año a consecuencia de abortos clandestinos mal realizados, y decenas de mujeres (43 en 2016, según estadísticas oficiales) mueren por esa causa. 

Del otro lado, con la consigna “salvemos las dos vidas” y el llamado a proteger “la vida desde la concepción”, los senadores antiabortistas consolidaron su mayoría sobre todo con el aporte de las provincias del Norte y la influencia de la Iglesia Católica, que jugó fuerte en este debate, como no lo había hecho en Diputados. 

“Tanto la propuesta de Diputados como las modificaciones que se proponen son increíblemente exageradas: se pasa de convertir algo que es un delito en algo que es una obligación, lo cual es un poco exagerado”, afirmó el macrista Federico Pinedo, presidente provisional del Senado, para alimentar los argumentos del rechazo a la media sanción. Aunque reconoció causales de aborto (aludió a la reforma del Código Penal de 1921), sostuvo que la Constitución “no permite arbitrariamente privar de la vida a un niño por nacer”. 

Otro oficialista que rechazó el proyecto, Julio Cobos, de la UCR, sostuvo que “no podemos aceptar que interrumpir la vida es una solución”, argumentó. Al chaqueño Angel Rozas, jefe del bloque radical, no le torció el “no” la presión de los jóvenes radicales y contó antes de la sesión que les había replicado que la decisión era “personal”, ya que el partido no se había pronunciado. Cuando le tocó el turno lamentó que no haya prosperado el proyecto que presentó en marzo junto a Luis Naidenoff -jefe del interbloque Cambiemos- para que se llame a una consulta popular sobre el aborto. 

Comentarios

comentarios