Secuestraron en Villa Ángela el “camioncito de la orina” por falta de papeles

El vehículo no tenía la autorización ni reunía las condiciones para el transporte de “sustancias infecciosas”. Había partido de Presidencia Roque Sáenz Peña con destino a Buenos Aires, previa escala en Villa Ángela.

451

Alrededor de las 18.30 del martes, efectivos de Policía Caminera de Villa Ángela interceptaron en un control en el acceso norte a esa ciudad, un camión Mercedes Benz 710, de color blanco, que viajaba desde Presidencia Roque Sáenz Peña hacia Buenos Aires, previo paso por Villa Ángela.

El vehículo era guiado por un hombre de 29 años a quien se le consultó sobre la carga que transportaba y dijo que llevaba unos 1.150 litros de orina humana.

Cuando se le requirió la documentación que habilitaba el transporte, no pudo exhibir, ni panel de seguridad y pictogramas, ni remito, ni ficha de intervención.

Por esto, se realizó la intervención del cargamento por tratarse de sustancia infecciosa, identificada con grado 6.2. Se aplicó la Resolución 195/97 – Ex Secretaría de Obras Públicas y Transporte, que define las condiciones para el trato de este tipo de sustancias.

División 6.2 – Sustancias infecciosas

En los lugares de carga, descarga y transbordo, las sustancias de la División 6.2. deben mantenerse aisladas de los productos alimenticios o de consumo.

El envío de sustancias infecciosas requiere una acción coordinada entre el expedidor, el transportador y el destinatario, para garantizar un transporte seguro y la entrega en término y en buenas condiciones.

Las sustancias infecciosas no deben expedirse antes de que el destinatario se haya asegurado ante la autoridad competente de que las mismas pueden ser importadas legalmente.

El destinatario debe disponer de lugares adecuados para la recepción y apertura de embalajes. El grado de aislamiento de los lugares mencionados debe ser proporcional al nivel de riesgo de las sustancias.

En caso de derrame, el responsable por el transporte o de la apertura de los embalajes debe:

-Evitar manipular los embalajes, o manipularlos lo menos posible.

-Inspeccionar los embalajes adyacentes para verificar si fueron contaminados y separar aquellos que pudiesen haberlo sido.

-Informar a las autoridades competentes sobre la pérdida y la posibilidad de contaminación de personas a lo largo del trayecto de la formación.

-Notificar al expedidor y/o al destinatario.

Después de la descarga, los vehículos o contenedores que han resultado contaminados deben ser limpiados y tratados con desinfectantes apropiados.

Comentarios

comentarios