Se mandó una “cagada” en el Chaco-Corrientes

1750
Un pasajero se adaptó perfectamente a las circunstancias y defecó en un colectivo Chaco-Corrientes.

Un hecho insólito, no por su naturaleza, sino por el lugar, ocurrió en un colectivo del servicio interurbano de pasajeros Chaco-Corrientes, más precisamente en una de las flamantes unidades de la compañía Ataco Norte.

Los coles tiene al fin acondicionadores de aire y wi-fi, pero el confort no es todo, aún falta adicionar servicios, por ejemplo: baño.

Al parecer, el vieja entre la capital correntina y Resistencia es demasiado largo, sobre todo para quienes padecen alguna indisposición gastrointestinal.

Eso le pasó a un pasajero/a que en pleno viaje, a punto de perder el control de sus esfínteres, decidió satisfacer sus necesidades fisiológicas en medio del pasillo. Y como se sabe que no hay lo segundo sin lo primero, el servicio fue completo.

El resto del pasaje, abstraído en las redes sociales, no advirtió la situación y cuando lo hizo ya era demasiado tarde. Tanto que el autor o la autora de la obra no fue identificado/a y se cree que bajó muy orondo/a, como si nada hubiera pasado.

El viaje terminó para muchos, ya que el aire puro que ingresaba por las ventanillas no alcanzaba para atenuar el impacto del hedor emanado por el terrón de heces.

Los más valientes se conformaron con oler y se acercaron para que el testimonio fuera completo, algunos tomaron fotografías que compartieron con Estado del Puente, que pidió a sus seguidores la mayor difusión para que todos estén más atentos y eviten que se convierta en un hábito.

“¡Uh, qué cagada!” fue la síntesis que se adaptó universalmente a la situación, ya sea para describir el objeto literalmente, como para lamentarse por tener que seguir el viaje a pie; pero, principalmente, para el encargado de limpiar el micro.

 

Comentarios

comentarios