Se estrelló un avión iraní con 66 personas a bordo

Apenas días atrás un avión ruso se precipitó cerca de Moscú. Ahora un avión de una compañía iraní cuestionada por la falta de mantenimiento, cayó en el monte Dena.

297

A días de la tragedia en Rusia, cuando un avión comercial se estrelló en inmediaciones de Moscú a menos de seis minutos de despegar, un vuelo que cubría la ruta entre Teherán y Yassuj, en el suroeste de Irán, se precipitó con 66 personas a bordo.

El aparato, un ATR-72, pertenecía a la compañía Aseman Airlines, empresa que está incluida en la “lista negra” de aerolíneas inseguras que elabora la Comisión Europea.

El avión chocó contra el monte Dena poco antes de atravesar la ciudad de Semirom, en la provincia de Isfahan. Los testigos aseguran que intentó hacer un aterrizaje de emergencia.

A bordo viajaban 60 pasajeros y seis miembros de la tripulación, quienes se cree murieron en el impacto. Los equipos de rescate están de camino hacia el lugar del siniestro para corroborar si hay o no sobrevivientes.

El lugar del siniestro es de muy difícil acceso, por lo que los equipos de rescate tenían dificultades para llegar. No obstante, teniendo en cuenta las características del hecho, las autoridades consideraban improbable que hubiera sobrevivientes.

En Irán se registraron continuos accidentes de avión en los últimos años, atribuidos con frecuencia al mal estado técnico de los aparatos. En los últimos 15 años se produjeron al menos seis accidentes graves con cientos de muertos.

El último de ellos fue en agosto de 2014, cuando un Antonov 140 de Sepahan Airline se estrelló poco después de despegar del aeropuerto de Mehrabad en Teherán. 37 personas murieron y 11 resultaron heridas.

Comentarios

comentarios