San Juan volverá a multar a Barrick Gold por el nuevo derrame en Veladero

El gobernador de San Juan anticipó que la minera será sancionada por la rotura de un caño por donde habrían escapado 100 metros cúbicos de una solución cianurada. El derrame de un millón de litros fue sancionado en 2015 con 150 mil pesos.

224
La minera canadiense volvió a "descuidar" la seguridad de la mina de Veladero.

El gobernador de San Juan, Sergio Uñac, recordó que multó a la minera canadiense por el derrame del año pasado y volverá a sancionarla: “Ya les metimos una multa de 150 millones de pesos antes y se le viene otra”, dijo.

Uñac aseguró que “se han hecho los controles” y agregó que si se verifica que no hubo daño ambiental la mina retomará su trabajo normal, y que “hay que desdramatizar la situación, porque primero hay que munirse de los elementos correspondientes”.

“Si bien a priori les puedo adelantar que no hubo ningún tipo de daño, quiero tener la certeza para informar”, agregó.

Por su parte, los ministros de Ambiente y Desarrollo Sustentable y de Energía y Minería, Sergio Bergman y Juan José Aranguren, ordenaron hoy un relevamiento de la zona del incidente que se registró en Veladero.

La medida incluye la toma de muestras, el chequeo de los informes técnicos realizados por la empresa y un análisis de la documentación presentada al gobierno provincial, informó la cartera de Ambiente.

La delegación que llevará adelante la tarea está encabezada por el subsecretario de Control y Monitoreo Ambiental, Juan Trebino, y por el subsecretario de Política Minera, Santiago Dondo.

La empresa Barrick Gold Corporation por su parte, ratificó que el derrame “no representa ninguna amenaza para la salud de los empleados, las comunidades ni el medioambiente”, al tiempo que aseguró que a las pocas horas del hecho informó del tema a las autoridades sanjuaninas.

Con un nuevo comunicado difundido a media mañana de este jueves y fechado en Toronto, la minera canadiense aseguró que desde el derrame producido el 8 de septiembre, “se han intensificado todos los monitoreos medioambientales de agua superficial y subterránea y no se han detectado anomalías” en la zona.

El juez de Jáchal, Pablo Oritja, aseguró que “técnicamente no debería hablarse de un derrame” porque el comunicado la Barrick Gold indica que “se habría roto un caño pero ese líquido de ninguna manera habría llegado a traspasar los límites del valle de lixiviación”, a la vez que se precisó que el hecho se produjo a las 2.30 del jueves 8 de septiembre.

La empresa asevera que “una limitada cantidad” de líquido cianurado salió de donde debía estar y que afectó a unos 200 metros cuadrados, con el derrame de 100 metros cúbicos de mineral.

El informe dice que en Veladero la solución escapó al romperse una cañería “por la caída de un gran bloque de hielo”, pero que el derrame “se mantuvo alejado de los canales de desvío y cursos de agua”.

La noticia, que se conoció anoche por un comunicado de la minera que opera Veladero, generó una reacción inmediata de los pobladores de la localidad de Jáchal, a 170 kilómetros al norte de la capital de San Juan, que se reunieron en la plaza departamental y mantuvieron una vigilia y una protesta que aún continúa.

Una bomba en el pecho

Desde la asamblea ciudadana “Jáchal No Se Toca”, una de sus integrantes, Miriam Corzo, resumió que “los jachaleros esperan acciones concretas de parte del intendente, el Gobierno y la Justicia”. Y aseguro que en el departamento norteño sanjuanino “hay preocupación e incertidumbre, porque nadie sabe qué va a pasar y si el agua es segura o no”.

La mujer indico que “somos gente común que trabajamos todos los días, que tenemos hijos que van a la escuela y que queremos vivir tranquilos sin estos sobresaltos”. Y definió a la noticia del nuevo derrame en Veladero como “una bomba que nos estalló en el pecho” y aseguró que “los jachaleros ya no le creemos a la empresa Barrick, que dice que no pasó nada, ni al Gobierno que dice que controla”.

Falta de control

Finalmente el diputado nacional por el Pro y presidente de la Comisión de Minería, Eduardo Cáceres, sostuvo que “estamos estupefactos ante un nuevo derrame en la misma empresa, el mismo proyecto, lo que evidencia una falta de control e información precisa e instantánea que debe brindar la empresa”.

 

Comentarios

comentarios