San Cirano endureció la sanción y suspendió “de por vida” a los rugbiers imbéciles

Lo aseguró Diego Conde, integrante de la comisión directiva. Esta mañana habían dicho que lo marginarían del equipo sólo por dos años, pero cambiaron de idea tras las críticas que recibiera la sanción considerada leve.

604
Julián Cirigliano sorprende con un feroz empujón a un hombre en situación de calle, "bromeando" con otros dos jugadores del club.

Tras las repercusiones por la leve sanción que le habían impuesto al rugbier Julián Cirigliano por empujar a una persona en la vía pública, y a los otros dos jugadores que lo acompañaban en la “humorada”, el club San Cirano aclaró que los tres involucrados en el episodio serán suspendidos “de por vida” y “no representarán más los colores de la institución”.

A última hora del martes, la Comisión Directiva del club emitió un comunicado en el que repudiaba “enérgicamente todo hecho de violencia, en términos generales” y particularmente la agresión del socio Julián Cirigliano y sus amigos cuyo video se viralizó en redes sociales, pero no cuantificaba la reprimenda para sus jugadores.

Había trascendido que la pena era de dos años de suspensión, lo que desató una ola de repudio a través de las redes sociales, donde se consideró “demasiado leve” la sanción. Ahora, Diego Conde, de la subcomisión de Rugby, dijo que decidieron que los jóvenes no volverán a jugar en San Cirano. No obstante, aclaró que seguirán siendo miembros del club y podrán utilizar sus instalaciones.

“Lo que decidimos es que no representen más los colores del club y lo que les ofrecí y capaz me haya equivocado es que hagan tareas comunitarias. Porque acá muchos quieren que les corten la cabeza, (…) pero creemos que reparar un error es mejor que echar a una persona”, reiteró.

Son imbéciles

Conde dijo que no fueron expulsados porque eso “no resolvería el problema” y que “sería más fácil sacárselo de encima”. “Nosotros nos involucramos”, agregó.

“Estoy mal porque repudiamos absolutamente lo que hizo el jugador Julián Cirigliano. Un grupo de chicos lo filmaban y Julián, en una actitud cobarde, empujó de atrás a un hombre que estaba en la calle. Estos chicos no representan más al club, ahora fueron suspendidos y acompañamos a los padres para que les den herramientas y puedan reparar lo que hicieron. Esto no se va a reparar de un día para otros. Son años de compromiso, tendrán que demostrar que están arrepentidos. Julián es un imbécil. No los expulsamos para que sigan con las acciones reparadoras por lo que cometieron. San Cirano ayuda a la gente de la calle, no la empuja, y lo que hicieron estos tres idiotas no nos representa. Lo que hicieron es detestable”.

 

Comentarios

comentarios