Saludo contagioso: con los codos tampoco

693
El gobernador Capitanich, la vicegobernadora y varios ministros adoptaron saludar con los codos (y cruzar los brazos)

El manual de medidas de bioseguridad para evitar contagios de coronavirus tuvo errores desde el primer día, empezando por desestimar el uso del barbijo que rápidamente se impuso como obligatorio.

Otro de las peligrosas recomendaciones que los funcionarios repiten es evitar las manos y “saludarse con los codos”. Algo que va especialmente dedicado a “quienes no puedan evitar el contacto físico”, según precisó el gobernador Jorge Capitanich que, justamente, está entre esos.

Las autoridades que deberían desalentar el saludo con el codo, lo ponen en práctica.

Tocar a terceros con el coto es una invitación al contagio, ya que el mismo manual recomienda toser o estornudar en el pliegue del codo para evitar dispersar secreciones contagiosas.

Es decir, que cada uno acumula en su codo todas las secreciones que después comparte gentilmente con todo el mundo al saludarlo.

Pero, además, el riesgo de contagio se multiplica en aquellos que acostumbran cruzar los brazos, una postura buscando comodidad o abrigo. Ahí, las manos van directamente al pliegue del codo contaminado, por lo que evitar el roce de las manos termina siendo inútil.

En el último tiempo, a la que más veces se vio saludar con el codo y cruzar los brazos, fue a la vicegobernadora

Comentarios

comentarios