Robo a mano armada: atraparon al ladrón pero desapareció el botín de dinero y joyas

El hecho ocurrió en pleno microcentro de Resistencia el último domingo. El ladrón fue atrapado a una cuadra de la Comisaría Tercera tras disparar contra la Policía. Los 14 mil pesos y las joyas robadas no aparecieron.

1502
La Policía no encontró el dinero y las joyas robadas en el lugar de la detención | Facundo Quiroga

El último domingo al mediodía, un hombre ingresó armado a una vivienda de Necochea y Moreno, en pleno microcentro de Resistencia, y encañonando a todos los integrantes de la familia, robó dinero y joyas.

Poco después, fue encontrado por la Policía en la esquina de las avenidas Alberdi y Alvear, a seis cuadras del lugar del robo y a una cuadra de la Comisaría Tercera. En ese momento se disponía a abordar un remís amenazando al conductor del vehículo y al ver el patrullero, efectuó un disparo para cubrir su huida, pero terminó detenido.

Ana María, la damnificada por el robo, dijo estar shockeada: “Estamos desamparados, no tenemos ninguna protección de las autoridades”, dijo en radio Facundo Quiroga.

La mujer contó que todos los integrantes de su familia conocen al ladrón como uno de los “cuidacoches” de la zona, llamado Jonathan Núñez, de 22 años, a quien le brindaban ayuda económica cada vez que se lo requería: “Le comprábamos los pañales para su hijita”, ejemplificó.

El domingo, Jonathan se presentó empuñando una pistola y una vez dentro de la vivienda encañonó a la madre de Ana María y a su hija discapacitada, apuntándolas a la cabeza y amenazando con matar a ambas si no le daban todo el dinero que tenían.

“Estaba muy drogado, se le caía la lengua al hablar. Intenté calmarlo, le dije que le daría todo lo que quisiera pero que bajara el arma”, contó la mujer. Su marido fue a buscar dinero, una suma importante, pero el ladrón no se conformó, entonces ella fue a buscar más. En suma calcula que fueron entre 12 mil y 14 mil pesos.

Cuando creían que tras eso se iría, comenzó a exigir joyas, y le pidió los anillos a la madre de Ana María amenazándola con cortarle los dedos si se negaba.

Al irse, amenazó con volver a matarlos si alguno de ellos salía a la calle detrás de él, y montó la pistola. De inmediato, ellos llamaron al 911 y dieron las descripciones que permitieron a la Policía identificarlo y detenerlo.

Desapareció el botín

Pero tras la detención del delincuente comenzó otro capítulo, porque en el procedimiento no pudieron hallar ni el dinero ni las joyas. Según la Policía, el ladrón habría tirado el botín dentro del remís, pero le informaron a Ana María que “el remisero no encontró nada”.

Resulta improbable que los 14 mil pesos y los diez anillos se hayan esfumado, o que el ladrón se haya desprendido del botín aún cuando tenía expectativas de escapar. Esto dio lugar a una serie de sospechas que llevó a los damnificados a iniciar acciones también por esta cuestión.

Según el reporte policial, Jonathan Núñez habría intentado en primer lugar robar una moto, y luego decidió asaltar al remisero. El conductor, de 52 años, y un pasajero de 39, dicen que los apuntó con el arma exigiendo dinero.

Las hipótesis

En este contexto, se cree que el ladrón pudo haber entregado el botín a un cómplice apenas cometido el robo, para no arriesgarlo en caso de ser detenido, y luego continuó con su raid delictivo. En esa hipótesis, se cree que el motociclista al que habría intentado asaltar podría ser en realidad un cómplice. Además, tampoco se descarta que existiera algún vínculo con el remisero o el pasajero que transportaba.

A todo esto, los damnificados suman también sus dudas sobre el procedimiento y observan con suspicacia varios hechos delictivos ocurridos en jurisdicción de la Comisaría Tercera.

 

 

Comentarios

comentarios