Renunció Díaz Gilligan, el funcionario de Macri que ocultó una cuenta en Andorra

El diario El País publicó que el subsecretario general de la Presidencia tenía una cuenta en un paraíso fiscal. Él justificó que eran fondos de una empresa creada en Inglaterra en 2012, disuelta seis meses después.

336
Díaz Gilligan renunció en medio del escándalo por una cuenta de 1,2 millones de dólares no declarada en Andorra.

Complicado por la omisión en su declaración jurada de una cuenta de 1,2 millones de dólares en Andorra mientras era funcionario del gobierno porteño, Valentín Díaz Gilligan, hasta hoy subsecretario general de la Presidencia, renunció esta tarde a su puesto en la administración de Mauricio Macri.

En su carta de renuncia, dirigida a su superior, el secretario general de la Presidencia: Fernando de Andreis, dijo: “A pesar del respaldo incondicional que sentí por parte de todos los miembros de nuestro gobierno, no creo necesario continuar aferrado al cargo en medio de un debate mediático sobre mis acciones en los años en los que estuve en la actividad privada. Por tal motivo, continuaré contribuyendo con las exigentes metas de transparencia que nos propusimos demostrando mi inocencia en todos los ámbitos en que se me reclame”.

E insistió en su defensa: “Como manifesté públicamente, las acusaciones que se hicieron en mi contra son falsas y así quedará debidamente comprobado”.

El ahora ex funcionario nacional está señalado por el supuesto ocultamiento de su participación en una empresa radicada en Gran Bretaña dedicada a transferencias de jugadores de fútbol que contó con 1,2 millones de dólares a su nombre en una cuenta en un banco de Andorra. Así lo reveló el diario El País el último jueves.

En los últimos días, Díaz Gillian se defendió de las acusaciones en su contra y hoy presentó ante la Oficina Anticorrupción documentación relacionada con su participación en esa compañía.

El viernes, Macri se refirió al caso: “Todos debemos dar explicaciones y nadie se debe enojar”, dijo, y agregó que espera “que los funcionarios demuestren que todas estas acusaciones no tienen sustento”.

La renuncia se produce en medio de fuertes cuestionamientos tanto de Cambiemos como de la oposición.

El Gobierno dejó en manos de la Oficina Anticorrupción la investigación sobre la actuación de Díaz Gilligan, y el ministro de Interior: Rogelio Frigerio, adelantó que si se comprobaba alguna incompatibilidad con la función pública, debía dar “un paso al costado”. Mientras, el jefe de Gabinete Marcos Peña, avisaba que “no habrá protección” para funcionarios sospechados e incurrir en algún tipo de irregularidad.

Comentarios

comentarios