Quiso evitar que su auto cayera al río pero fue arrollado y murió ahogado

Un turista se apoyó en su auto estacionado empujándolo al río Corrientes accidentalmente. Corrió para frenarlo pero no lo logró fue arrastrado al agua.

790
Primero se creyó que el hombre estaba dentro del auto, pero fue hallado afuera varias horas después.

Antonio Raúl Ariña, de 65 años, murió ahogado en el río Corrientes, en Esquina, la medianoche del martes, al protagonizar un insólito episodio en un predio de cabañas reservadas para turistas.

El hombre había llegado desde la localidad bonaerense Ituzaingó con su esposa: Martha Pucarsuch, de 56 años, y una de sus hijas, para visitar a su hijo.

Después de cenar, Ariña salió a fumar al patio que comparten varias cabañas, en la orilla del río, junto a una bajada de lancha donde había estacionado su auto: un Fiat Siena.

En un momento, sus familiares escucharon un grito y advirtieron que el auto cayó al agua. Corrieron al lugar y ya no lo encontraron. Por esto, interpretaron que Antonio habría maniobrado el auto para cambiarlo de lugar y en esa acción perdió el control y terminó atrapado.

La Policía y Prefectura llegaron rápidamente y divisaron el auto a unos 20 metros de la orilla, sumergido. Unas dos horas después lograron amarrarlo y retirarlo del agua con una pala mecánica de la Municipalidad, pero no había personas en su interior.

De inmediato se inició la búsqueda de Ariña en el agua, y fue hallado en las inmediaciones, ahogado y con huellas de las ruedas de su automóvil estampadas en el pecho.

Por esto, los investigadores llegaron a la conclusión de que el hombre pudo haberse apoyado e impulsado el auto que tomó velocidad por la pendiente costera y la rampa de bajada de lanchas.

Así, desesperado por impedir que el vehículo cayera al río, el hombre habría intentado empujarlo hacia arriba, pero fue arrollado y arrastrado.

 

 

Comentarios

comentarios