¿A quién no se le derrumbó una escuela alguna vez?

1090
Un viento derrumbó el techo de un gimnasio en el polideportivo de Pampa Almirón.

Los vientos desatados durante una tormenta arruinaron un tinglado: estructura metálica y cubierta de chapas de un gimnasio en Pampa Almirón, construido a partir del aporte de fondos del Gobierno nacional.

Todas las miradas se enfocaron en la subsecretaria de Asuntos Municipales de la Nación, la ex intendente de Resistencia: Aída Ayala, candidata a primera diputada nacional por Cambiemos, que había hecho entrega de los fondos a la Municipalidad.

Apenas ocurrido el hecho, la intendente Gladys Piccili, dijo que la obra aún no había sido entregada por la constructora Río de Oro, que se comprometió a reconstruir la estructura y reponer el material arruinado.

La empresa, según dijo, fue contratada directamente con autorización del Concejo Municipal, ya que el monto de la obra no exigía el llamado a licitación. Y aclaró: “No se de dónde sacaron que costó 6 millones de pesos. La contratación es por 960 mil”.

Por su parte, Aída Ayala entendió como una maniobra electoral que pretendieran responsabilizarla del derrumbe. “La Nación hizo un aporte no reintegrable a Pampa del Indio como a otras municipalidades, que son las encargadas de administrarlo”, dijo.

Mientras, los diputados justicialistas Susana Alonso, Darío Bacileff Ivanoff, Beatriz Bogado, Viviana Damilano, María Fonseca, Rubén Guillón, Claudia Panzardi, Enrique Paredes, Elda Pértile, Hugo Sager, Ricardo Sánchez, Celeste Segovia, Mirta Tichy y Héctor Vega, presentaron un proyecto de Resolución solicitando a la Secretaría de Asuntos Municipales de la Nación “que informe sobre la caída del techo y deterioro total de la estructura de un polideportivo que se construyó en Pampa Almirón”.

Las inquietudes de los legisladores son las siguientes:

Como ocurrió el hecho.

Qué día específico aconteció este derrumbe.

Cuando se decidió la construcción de esta obra y bajo que instrumento legal.

Cómo se financió la obra y el monto de la misma.

Que empresa constructora llevo adelante y concreto la obra y a través de que instrumento se le adjudicó la misma.

Qué equipo técnico trabajó en el proyecto.

Qué indique especificaciones técnicas del proyecto y de la obra.

Que especialmente detalle los materiales utilizados para la obra.

Que remita los planos correspondientes.

Que especifique si la obra estaba aprobada y si se hizo el correspondiente seguimiento técnico.

Que informe a quien pertenece el predio en donde se decidió erigir el polideportivo.

Si la obra cuenta con seguro de algún tipo.

Si de existir algún seguro cubriría daño ocurrido.

Que indique que acciones y/o medidas tomará sobre esta cuestión.

En frente, en la bancada de Cambiemos, ironizan sobre la cuestión y la preocupación del oficialismo: “¿A quién no se le derrumbó una escuela alguna vez?”, dicen, en alusión al salón de usos múltiples de la Escuela de Educación Primaria 962 María Colliard, de General Du Graty, que colapsó y se derrumbó durante una tormenta que no causó ningún daño en las construcciones vecinas.

La obra que había demandó una inversión de 6 millones de pesos, había sido inaugurada por el entonces gobernador Jorge Capitanich en octubre de 2015, cinco días antes de las elecciones.

Husmeando entre las ruinas, los vecinos descubrieron que la estructura independiente de hormigón armado no tenía zapatas de fundación.

El intendente Juan Carlos Polini y la comunidad educativa exigieron que se investiguen las causas del derrumbe, y el gobernador Domingo Peppo envió a peritar las ruinas al mismo Ministerio de Educación que había controlado la construcción.

Pero mientras se esperaba las pericias finas, las ruinas del edificio desaparecieron como por arte de magia.

Este derrumbe también despertó la curiosidad de algunos diputados. Y la radical Mariana Salom presentó el 17 de febrero un proyecto de Resolución solicitando al Poder Ejecutivo que informe: “Sistema de Contratación para la Ampliación del Salón de Usos de Múltiples de la Escuela Nº 962 de dicha localidad. Nombre de la Empresa constructora, CUIT, fecha de inscripción en el registro de proveedores del Estado, antecedentes de realización de obras. Adjuntar instrumentos legales. Señalar plano del edificio, mencionar costo y Certificación de la Obra. Detallar calidad y tipos de materiales para la construcción, inspecciones a la misma y tiempo de ejecución”.

Ocho meses después, este pedido de informe sigue “en trámite”.

Aunque la obra parece ser de “autor anónimo”, se sabe que fue ejecutada por la constructora del marido de la secretaria de Empleo y diputada electa: Liliana Spoljaric, pero todavía nadie se hizo cargo ni, mucho menos, prometió volver a levantarla por la misma plata.

El SUM de la EEP 962 se precipitó a pesar de haber sido construido con estructura independiente de hormigón armado.

Comentarios

comentarios