Quedaron en libertad todos los policías detenidos por la muerte de Ángel Verón

Cinco agentes y el jefe del  911 de Castelli fueron liberados en el marco de la causa por “apremios agravados” que se les sigue por la muerte del líder del movimiento No al Desalojo, ocurrida el año pasado luego de una brutal represión policial.

3178
El comisario y los cinco agentes detenidos por la muerte del dirigente piquetero seguirán en libertad hasta el juicio que podría realizarse recién en 2018.

En el mediodía de este lunes recuperaron su libertad los seis policías que la semana pasada habían sido detenidos, sindicados como los responsables de la golpiza que le provocó la muerte al dirigente social Ángel Verón, en octubre de 2015.

Los agentes Lucas Ariel Aquino, Darío Orlando Bernal, Lucas Gabriel Santana, Martín Eduardo Benítez, Manuel Arévalo y el comisario Juan Domingo Penayo, que supervisó el operativo, habían sido detenidos por orden del fiscal en lo Penal Especial de Derechos Humanos, Francisco Daniel Turraca, luego de ser convocados a indagatoria y negarse a declarar.

Finalmente, la jueza Rosalía Zózzoli sentenció que los cargos apremios agravados que se le imputa a los policías no alcanzaban la pena de 3 años de prisión, y que no existe riesgo de fuga ni de entorpecimiento de la investigación, por lo que podrían continuar en libertad.

Además, la magistrada le impuso a los seis efectivos una prohibición de acercamiento a los familiares del dirigente fallecido y le recomendó a las autoridades de Seguridad y de la Policía que les retire el arma reglamentaria y les prohíba la portación, tanto en el servicio como fuera de él, y que no mantengan contacto directo con la ciudadanía en las unidades en las que se desempeñan.

Para dar cumplimiento a esta disposición, se apeló a una caución juratoria y la exigencia de presentarse ante la fiscalía cada 15 días, y fueron conminados a fijar domicilio, un requisito que no fue cumplido por Penayo, que declaró vivir en Resistencia a pesar de ser el jefe del servicio de emergencia 911 de Juan José Castelli.

Ahora se espera la reacción de la querella que entiende que los policías deben ser imputados de “tortura seguida” de muerte, en ese caso, cabría la detención efectiva hasta la sustanciación del juicio que se cree que recién sería en 2018, de acuerdo a la agenda de la Cámara del Crimen 2.

Piquete, represión y muerte

Verón encabezaba el 24 de septiembre del año pasado un piquete de su movimiento “No al Desalojo”, en el kilómetro 999 de la ruta nacional 11, que fue violentamente desalojado por la Policía.

Tras la desconcentración de los manifestantes, el dirigente fue perseguido por un grupo de efectivos que, con la intención de detenerlo, lo sometió a una golpiza y todo tipo de apremios y malos tratos.

Verón aún se estaba recuperando de una cirugía abdominal cuya cicatrización se había complicado, la golpiza empeoró la situación y debió ser trasladado de urgencia al hospital Perrando.

El dirigente permaneció internado y detenido en terapia intensiva, donde incluso pasó varios días esposado a la cama a pesar de su gravísimo estado. Finalmente murió el 19 de octubre por una asepsia generalizada y un fallo multiorgánico.

Tras la muerte de Verón, el ministro de Gobierno, Javier Oteo; el secretario de Seguridad, comisario Marcelo Churín, y el jefe de la Policía, comisario Gustavo Peña, renunciaron a su cargo.

 

 

Comentarios

comentarios