Puerto de Barranqueras: el riacho sigue bajando y el dragado todavía está en veremos

Hace más de un año el Gobernador encomendó a la APA y a la Administración Portuaria el dragado del riacho Barranqueras y garantizar la operatividad de los muelles, pero el dragado permanente sólo duró unos días.

630
La draga permanece amarrada en inmediaciones del muelle de YPF.

El Puerto de Barranqueras enfrente permanentemente la amenaza de la bajante periódica del río Paraná y la tradicional disminución de la profundidad del riacho Barranqueras.

En agosto de 2016, el gobernador Domingo Peppo desplazó a la Compañía Logística del Norte SA, y restituyó la autoridad del puerto a la Administración Portuaria Puerto Barranqueras, que encabeza Roberto Benítez. Deshizo así un convenio firmado por su predecesor y partidario: Jorge Milton Capitanich, hoy intendente de Resistencia.

Paralelamente, adjudicó 2 millones de pesos mensuales para el dragado permanente del riacho, que debía ser coordinado con la Administración Provincial del Agua (APA), responsable de los trabajos, en coordinación con las autoridades del Puerto.

El resto del financiamiento debía surgir de lo recaudado en concepto de tasas por la utilización del complejo portuario.

Dos meses después, el mismo Peppo, junto al titular de la APA: Francisco Zisuela, supervisó los trabajos frente al muelle de YPF, en el límite entre Puerto Vilelas y Barranqueras, para garantizar el proceso de carga y descarga del combustible que se distribuye a toda la región.

Mientras, se avanzaba en una batimetría para detectar los puntos más críticos del canal, por donde continuarían los trabajos hasta completar los 14 kilómetros desde el extremo norte hasta el sur de la isla Santa Rosa.

Ese día, Peppo reconoció que el último dragado se había realizado nueve años antes, contradiciendo los tantos anuncios hechos durante la gestión de Capitanich.

Pero cuando parecía que esta vez iba en serio, los trabajos se interrumpieron poco después y la draga quedó varada por varios meses, tanto que el recinto de refulado aún estaba vacío y lleno de malezas.

El dragado fue retomado meses atrás pero no hubo avances significativos, sólo se atacó ese tramo del riacho y la actividad volvió a ponerse en pausa. Ahora, el recinto muestra otro nivel pero volvió a cubrirse de vegetación.

En julio, Zisuela había anunciado en Radio Provincia del Chaco, como “primicia”: “Comienza el dragado”, pero días después informó que el organismo que preside aguardaba la autorización de la Secretaría de Puertos y Vías Navegables de la Nación para ponerse en marcha.

La draga Inmigrante ya está incorporada al paisaje del riacho, al fondo de la avenida Castelli, en el límite entre Barranqueras y Puerto Vilelas, y los ductos de bombeo fueron sepultados con una montaña de tierra para evitar los efectos nocivos del sol sobre el caucho, una señal que permite inferir que pasarán un buen tiempo ociosos.

El 10 de agosto, HDP Noticias alertó sobre el peligro que representaba la bajante para las operaciones sobre el muelle del mismo Puerto. Ese día, el río Paraná tenía en ese punto una coda de 2,60 metros, según el hidrómetro de Prefectura Naval Argentina. Este miércoles 20 de septiembre, la situación es aún más crítica: 2,41 metros a la hora 0; 4 centímetros menos que al mediodía del martes 19.

Comentarios

comentarios