Policías reporteros: directamente desde el patrullero

1728

En abril de 2017 el Jefe de la Policía: Ariel Acuña, firmó una disposición interna prohibiendo al personal policial tomar imágenes de los operativos y suministrar información “extraoficial” a la prensa o publicarla en las redes sociales para evitar su “viralización”.

La medida se originó a instancias de la fiscal Beatriz Scarpín, que reprochó a las autoridades policiales no resguardar la identidad de los menores en el propio sitio oficial de la Policía. Pero Acuña aprovechó para ampliar la medida.

“Queda terminantemente prohibido a todo personal policial proporcionar información de cualquier índole so publicar imágenes o videos relacionados a estos hechos, a efectos de evitar supuestos y/o informes preliminares que a la postre puedan resultar falaces o disímiles con la ocurrencia real de los eventos, evitando la circulación de información maliciosa entre la ciudadanía, sobre datos alejados de la realidad y que pueden impactar en ellos y también entorpecer las investigaciones judiciales pertinentes”, mandó.

Y remarcó que “el superior que se haga presente en el lugar del hecho y quede a cargo del procedimiento, deberá controlar que los efectivos apostados en el sitio no realicen tomas fotográficas ni fílmicas del incidente ni de sus actores”.

Pero, evidentemente, la autoridad del jefe de la Policía no alcanza para frenar el ímpetu periodístico de los efectivos que siguen fotografiando y filmando y compartiendo el material en grupos y hasta abiertamente.

Como muestra, días atrás algunos medios publicaron las alternativas de un procedimiento con detenidos realizado en la zona sur, gracias a las fotografías tomadas directamente desde el interior de la cabina del patrullero 318, correspondiente a la Comisaría Quinta.

Comentarios

comentarios