Policías y gendarmes narcos: dejaban “pasar” a cambio de droga que revendían

Efectivos de las fuerzas federales y de la Policía correntina están sindicados como integrantes de la red narco. Cobraban “peaje” o no asentaban los procedimientos para quedarse con la droga que revendían. También aportaban información sobre controles.

5118

El operativo ordenado por el juez Sergio Torres que arrestó al intendente de Itatí, Natividad “Roger” Terán, incluyó también al comisario de la ciudad, a un segundo comandante de Gendarmería en Córdoba, dos oficiales de la PFA que hasta tenían marihuana en la Delegación Corrientes, y a otro que fue arrestado en Presidencia Roque Sáenz Peña. Eso, entre casi 40 órdenes de detención libradas por el titular del Juzgado Federal 12, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Sergio Torres.

El sargento Carlos Víctor López y el subcomisario Rubén Ernesto “El Gordo” Ferreyra, ambos de la Policía Federal, destacados en la Delegación Corrientes fueron los primeros detenidos en el mega operativo ordenado desde Comodoro Py.

A los policías le siguieron el intendente de Itatí, Natividad “Roger” Terán, y su vice, Fabio Aquino, como partícipes de una organización de tráfico de marihuana a gran escala.

Para el juez, los policías integraban la misma red que el intendente y varias decenas de personas, la mayoría de ellas relacionadas entre sí.

Los teléfonos de López y “El Gordo” habían sido intervenidos y se supo que “arreglaban” con narcos y vendían una parte de la droga que secuestraban y asentaban una cantidad menor en las actas, o directamente se quedaban con todo, obviando el procedimiento.

Ferreyra cayó con 17 panes de marihuana en el despacho de su oficina.

Para el Juzgado Nº12, la participación de elementos corruptos de las fuerzas de seguridad fue clave para el funcionamiento de estas bandas. Un pariente de Saucedo, ex miembro de Prefectura, integró la lista de buscados.

El comisario Diego Ocampo Alvarenga, titular de la comisaría de Itatí, también quedó detenido, junto a otros tres efectivos de la Policía correntina.

La Unidad de Operaciones Antidrogas de Gendarmería de Jesús María, Córdoba, también recibió la orden de detener al gendarme Fernando Alcaraz, segundo comandante ante la Escuela de Suboficiales de esa ciudad.

Para el juez, Alcaraz, que antes de llegar a Córdoba prestó servicio en Corrientes, suministraba información a los narcos para evitar controles en las rutas. En una de las últimas escuchas, confesaba que estaba aburrido en Córdoba y que quería volver a Corrientes o directamente retirarse para dedicarse al narcotráfico.

Otro efectivo de la Policía Federal fue detenido por Gendarmería Nacional en Presidencia Roque Sáenz Peña, en una casa de la calle 51 y 36, en el barrio Parque Norte. Está sindicado de participar de la misma organización investigada por el juez Torres.

Dos capos prófugos

Carlos “Cachito” Bareiro, preso en la Unidad Nº7 del Servicio Penitenciario Federal en Resistencia, donde se realizó un allanamiento; Luis “Gordo” Saucedo y Federico Sebastián “Morenita” Marín, son los presuntos líderes de tres narcoempresas encargadas de importar marihuana a gran escala desde Paraguay con puntos de venta en siete provincias, en las que aparecen involucrados todos los detenidos el martes.

Torrres pidió que Saucedo y Marín sean encarcelados: las fuerzas de seguridad no pudieron encontrarlos y continúan prófugos. Bareiro fue allanado en su celda, en un operativo con efectivos de inteligencia del SPF. Se encontraron varias anotaciones de interés.

Comentarios

comentarios