Un policía mató a uno de los cuatro ladrones que intentaron robarle la moto

Cuatro sujetos, dos de ellos menores de edad, atacaron a un policía de General Pinedo. Hubo un enfrentamiento a tiros y uno de ellos cayó abatido. Se cree que antes habían asaltado a otro hombre.

1498

Un policía salía del hospital de General Pinedo a las 4.30 después de haber solicitado turno para la atención de un familiar, y regresaba a su casa a bordo de una moticicleta.

En el trayecto, en inmediaciones de las calles 21 y 24, fue abordado por cuatro sujetos que lo reconocieron y amenazaron con “matar a un policía”. Él intentó huir y uno de sus atacantes le efectuó un disparo de escopeta, presumiblemente de fabricación artesanal.

Ante esta situación, saltó de la moto y se parapetó detrás de un árbol, desde donde disparó contra los ladrones. Después se refugió en una vivienda y continuó el intercambio de disparos.

Hasta ahí llegó empuñando una escopeta uno de los agresora al que identificó como un reconocido delincuente de la ciudad, y cuando éste lo encañonó él le asestó un dos paro con su arma reglamentaria.

Al advertir que se le habían agotado las balas, otros dos se abalanzaron sobre él y hubo una lucha cuerpo a cuerpo con el mayor de ellos, que empuñaba un revólver y, al parecer, le pegó un culatazo en la cabeza.

Los delincuentes escaparon del lugar robándose el arma reglamentaria del policía.

Minutos después arribo una comisión policial y luego el fiscal en turno: Eduardo Mari, junto con el perito, y se instruyeron las diligencias pertinentes y hallaron en el lugar de los hechos un revólver calibre 32 y la culata de un arma larga que se presume sería parte de la “tumbera” de los delincuentes que se habría desprendido al pretender disparar.

El hombre baleado: Marcelo Herrera, de 29 años, murió en el hospital. Mientras, se logró la detención de otro mayor de edad y dos menores de 14 y 15 años.

Otro hecho

Mientras esto ocurría, en la comisaría local un hombre denunciaba haber sido asaltado por cuatro sujetos que respondían a las mismas características que los que se enfrentaron con el policía y se movilizaban en una moto idéntica a la utilizada en ese hecho.

El denunciante dijo haber sido despojado de 1.500 pesos y un teléfono celular, además de documentación que tenía en su poder.

Esta novedad abonó la investigación y se libraron sendas órdenes de allanamiento para los domicilios de los cuatro implicados en procura de esclarecer ambos episodios.

 

Comentarios

comentarios