El policía que asesinó a su amigo había estado preso por robo en Sáenz Peña

Cristian Redruello había sido trasladado desde Sáenz Peña a Fontana después de haber estado preso por el robo de un teléfono, entre otras “inconductas” denunciadas por sus propios camaradas en las redes sociales.

12435

El sábado pasado Cristian Redruello, de 26 años, acribilló de seis disparos a su amigo Orlando Gómez, de 37, durante una discusión mientras compartían una partida de truco y bebidas alcohólicas en una vivienda del barrio San Cayetano de Presidencia Roque Sáenz Peña.

Cristian y Orlando, junto a un grupo de amigos, habían jugado a las cartas desde las 14 hasta las 22.30 en una casa del barrio en el que ambos residían. El policía sacó el arma y efectuó al menos siete disparos contra la humanidad de su amigo.

El crimen desató una indignación generalizada no sólo en Sáenz Peña, sino en toda la provincia, principalmente dentro de la misma fuerza policial, donde muchos camaradas del homicida lo repudiaron y se diferenciaron haciendo hincapié en ciertos “vacíos” que se dan a la hora del ingreso y la capacitación, que después derivan en episodios lamentables como éste.

Redruello, que se desempeñaba en Sáenz Peña, pasó a prestar servicio en la Comisaría Segunda de Fontana, “castigado”, después de haber incurrido en algunas “inconductas”. Algunos medios locales habían señalado que tenía “antecedentes”.

Conocido el caso, efectivos de varias comisarías saenzpeñenses lo reconocieron como “un camarada que estuvo preso”. Entre los casos puntualizados, policías de la Comisaría Tercera de esa ciudad, contaron a través de las redes sociales que ellos mismos lo habían detenido en una oportunidad por el robo de un celugar, y que recuperó la libertad tras tres días en prisión.

Por esto, apuntan a la “puerta giratoria” de la Justicia para tratar a los policías implicados en ilícitos, pero también cuestionan a las autoridades policiales que apelan a los traslados como “único castigo”, y nunca se habla de exoneración ni siquiera en casos de reincidentes.

 

Comentarios

comentarios